Marsans espera cerrar hoy la venta de Aerolíneas al Gobierno argentino

  • Representantes del Gobierno de Cristina Kirchner y de la empresa ultiman la compra de la compañía.

El grupo español Marsans espera cerrareste lunes el acuerdo de venta de Aerolíneas Argentinas y su subsidiaria Austral al Gobierno argentino, dijeron este lunes fuentes próximas a la operación.

Marsans, propietaria del 94,6% de Aerolíneas y del 97% de su empresa filial de vuelos nacionales Austral, ya ha tomado la decisión de abandonar Argentina y sigue negociando los términos del acuerdo de venta de la compañía con el Ejecutivo argentino, añadieron las fuentes.

Las mismas fuentes prevén que el acuerdo definitivo se pueda dar a conocer a lo largo de la jornada de este lunes.

De esta forma se ha confirmado lo que ha sido un rumor en los últimos días: la intención del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner de impulsar una ley de nacionalización de la compañía aérea de bandera, en manos españolas desde 1991 (Iberia y la SEPI) y desde 2001 en las de Marsans.

Según publicaba hoy el diario argentino La Nación, la decisión de Marsans de ceder las acciones que posee en ambas compañías es "irreversible", pero falta aún por determinar el modo en que se hará la transacción.

Este lunes se reunirán los representantes del Gobierno argentino y de la empresa, además de un enviado especial en representación de los empresarios españoles Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz Ferrán, propietarios del grupo turístico Marsans, para intentar cerrar la operación.

La crisis actual que ha causado la salida de los accionistas españoles del capital de Aerolíneas se remonta a mayo pasado, cuando el Gobierno de Fernández de Kirchner impulsó el ingreso de un socio privado local a Aerolíneas, en una operación que estaba inscrita en el proceso de argentinización de empresas extranjeras, como sucedió a principios de año con parte de la petrolera YPF.

Marsans firmó entonces una carta de intención para venderle el 36,4% de Aerolíneas al empresario local Juan Carlos López Mena y el 25% al Estado, su accionista minoritario con el 5%, para transferir posteriormente el 10% a los empleados, que tienen sólo el 0,6% en la actualidad.

Sin embargo, el acuerdo al que llegaron ambas parte en mayo se rompió la semana pasada, después de que los empleados reclamasen el pago de la nómina correspondiente a junio que les adeudaba la empresa, que acumula, en lo que va del año, 150 millones de dólares de pérdidas.

Ante la falta del pago de los salarios, el Gobierno argentino y cinco de los siete sindicatos que representan a los trabajadores presentaron el pasado jueves ante los tribunales la solicitud de la intervención judicial de la compañía, que se encuentra en proceso de suspensión de pagos desde 2001.

Finalmente, el Estado argentino desembolsó el viernes 50 millones de pesos (unos 16,4 millones de dólares) para pagar los salarios atrasados y el combustible, así como para asegurar la continuidad de las operaciones de Aerolíneas Argentinas y Austral.

La compañía no ha podido pagar la nómina de junio, ya que el Gobierno argentino no sólo le ha bloqueado los créditos del banco oficial Nación, sino que también ha puesto en contra de la empresa española a la banca privada en el país, explicaron fuentes próximas a la operación.

Las autoridades argentinas atribuyen a Aerolíneas deudas de 900 millones de dólares, la mayor parte con el Estado y la petrolera YPF, filial de la española Repsol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios