La Caixa mantendrá su gasto en obra social en Andalucía

Si bien La Caixa despunta en las últimas semanas por su destacado papel vendedor/interlocutor en el posible desembarco de Lukoil en Repsol, su enorme engranaje no deja de funcionar. El director general de su Fundación homónima, Jaime Lanaspa, explicó ayer las líneas maestras de la obra social para Andalucía en 2009, aunque sin cifras. Los 48 millones invertidos en 2008 [500 en toda España] se mantendrán o ascenderán ligeramente, siempre a expensas de los resultados con que se cierre el ejercicio. "[Isidro] Fainé es un banquero humanista", subrayó Lanaspa antes de avalar con datos la afirmación: "Más del 80% del presupuesto de la obra social está destinado a personas con dificultades".

Es justo en este ámbito donde La Caixa volcará sus esfuerzos andaluces con dos "programas estrella", la lucha contra la pobreza infantil y la inserción laboral. En el primer caso son Málaga, Sevilla y sus respectivas áreas metropolitanas las principales beneficiarias (19.000 niños y 11,6 millones de inversión). En el segundo, la telaraña tejida por la Fundación -oficinas en toda la comunidad, 24 insertores laborales- ha dado buenos resultados: más de 1.000 personas lograron un empleo en alrededor de 500 empresas. El catálogo de acciones lo completará el próximo año un plan de apoyo a "personas en el final de su vida" cuya aspiración oficiosa es reforzar la insuficiente red de asistencia asociada a la Ley de Dependencia.

La pata cultural -básicamente exposiciones y conciertos- incluirá a más de 50 municipios andaluces, aunque no hay ni rastro del verdadero emblema de La Caixa en este terreno, CaixaForum, con presencia en las cuatro provincias catalanas, Palma de Mallorca y Madrid. Andalucía tendrá opciones a partir de 2011.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios