Banco Santander compra el británico A&L por 1.574 millones

  • El grupo español integrará la entidad en su filial Abbey y logrará una cuota del 7,7%

Ni la escasez de liquidez que atenaza al sector financiero ni la crisis que azota a la economía han sido circunstancias de suficiente peso como para que el Santander se arredre ante posibles oportunidades de negocio. Así lo demuestra la compra del banco británico Alliance & Leicester (A&L), anunciada ayer por la entidad que preside Emilio Botín a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La operación, que asciende a 1.574 millones de euros, se cerrará en octubre y se articulará mediante el cambio de una acción del banco español por cada tres de A&L (para el canje, acometerá una ampliación del 2% de su capital), con una prima del 36,4% respecto a la cotización alcanzada el pasado viernes por los títulos de la entidad británica.

El Santander, además, invertirá en su nueva adquisición 1.250 millones de euros, de los que 500 millones se destinarán a aumentar las provisiones de A&L, que se ha visto afectado por la crisis de liquidez. La intención del grupo que preside Botín es integrar la actividad de la nueva adquisición en su filial (también británica) Abbey, de modo que adelantará en tres años los planes de expansión que tenía para ella. Y es que A&L aportará 254 oficinas y 5,5 millones de clientes, por lo que Abbey rozará las mil sucursales y superará la barrera de los 20 millones de clientes. Con ello, la cuota de mercado en el Reino Unido se colocará en torno al 7,7%. Gracias a esta compra, conseguirá, asimismo, entrar en el negocio de empresas, ya que hasta ahora Abbey había estado muy centrado en la actividad hipotecaria.

El banco español espera que A&L obtenga un beneficio neto de 525 millones de euros en 2011, lo que supondría un retorno del 19% sobre la inversión. Su director financiero, José Antonio Álvarez, señaló ayer, a este respecto, que la situación de A&L no es preocupante, pero sí le impide crecer en el mercado actual. "El Santander no está salvando al banco de la quiebra", puntualizó, tras destacar que el consenso de mercado apuntaba a unos beneficios para la entidad de 288 millones en 2009.

El presidente del Santander, por su parte, indicó que la adquisición de A&L "será un paso significativo" en el desarrollo del negocio en el Reino Unido, pues "cumple con el objetivo de retorno sobre la inversión, genera valor para los accionistas" y pretende convertir a Abbey en "una de las principales franquicias del sector bancario" en el país. Su homólogo en funciones en A&L, Roy Brown, reconoció que "la combinación de A&L con los negocios del Santander en el mercado británico tiene un encaje excelente". Las acciones de esta entidad, una de las que más han caído en bolsa en lo que va de año, subieron, nada más conocerse la noticia, un 47%. Las del Santander repuntaron un 0,09% al cierre de la sesión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios