La única victoria segura de toda la temporada

El Arcángel abre hoy sus puertas, al mediodía. Nada que ver con la visita de la Real Sociedad, cuando los tornos entrarán en funcionamiento -los socios deben cambiar sus carnés de aquí al 4 de enero-, en el comienzo de una nueva era. Un nuevo año. El controvertido 2008 dará uno de sus últimos coletazos con un episodio mucho más agradable que los vividos en los últimos tiempos: los técnicos del primer equipo, reforzados con empleados del club, se medirán a una selección de periodistas en la tradicional pachanga propia de estas fechas. Se sabe quién ganará -por decreto es el único partido que el Córdoba tiene en el zurrón de antemano- y que el perol posterior ejercerá de nexo entre dos segmentos dispares, pero condenados a entenderse.

Por primera vez, el choque se celebrará en El Arcángel, cuyo césped presentará un buen aspecto porque el clima acompaña. El entrenador cordobesista, Luna Eslava, y el director deportivo, Emilio Vega, aparcarán su rol, al igual que Rafa Navarro, Esaú Sánchez, Jorge Ramírez, Mariano Mansilla o el secretario general de la entidad, Carlos Hita. Todos ellos tienen pasado como futbolistas de mayor o menor calado y se medirán a los profesionales encargados de enjuiciar su labor en los distintos medios de comunicación. También están convocados el doctor Javier Bejarano, José Manuel Coca, Antonio Romero Campanero, el consejero Elías Cabrera, Pepe Mansilla, Valeriano Delgado, Víctor Núñez, Víctor Ramos y May Fernández, al tiempo que el jefe de prensa, Isabelo Bejarano, y Rafael Barroso se han cambiado de acera. El ambiente está crispado por la pésima serie de resultados, aunque no saltarán chispas. Se trata de divertirse.

Arbitrará un clásico en estas lides, el señor Hervás, y desde la banda pondrán todo su empeño Pepillo, entrenador-utillero, y Cisco López, entrenador-jugador. Ambos tendrán que dar la cara en la rueda de prensa posterior al encuentro, al igual que los protagonistas del mismo. Las preguntas corresponderán al bando contrario, por lo que más de uno podrá saldar cuentas pendientes. En cualquier caso, siempre es más fácil hablar fuera que dentro del campo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios