El señor que no pudo entrar el periódico y el enemigo colectivo

  • El turno de preguntas, el momento más multicolor del acto

Comentarios 1

"Es que no me dejaban entrar el periódico y tuve que llamar hasta a la policía para que me permitiesen el acceso. Y sólo quería leerlo". Fue la queja que más impacto - simpático - produjo en la sala.

La contaba un accionista que se quejaba, en primer lugar, del lanzamiento masivo de botellas que casi causa el cierre del estadio. Una protesta unánime, porque los ayer asistentes del acto (el 0,45 % del total del capital social) no desperdiciaron su turno en cuestiones deportivas. Todos subrayaron la buena labor del Consejo, con pequeños matices.

Como la tardanza en la venta de camisetas y el caos en la dispensación de abonos (Campanero dio la razón al socio que expuso su queja: "nos cogió por sorpresa"). Como los retrasos en la construcción del fondo norte (Ernesto Hita, consejero de infraestructuras replicó que las obras van con un retraso "que no supera el mes en ningún caso, por lo que estará listo para mayo o junio").

Como la cantera. Aspecto que, quizá, fuera lo que más polémica pudo levantar en la sala. Antonio Sánchez de Julián comentó que se debería replantear mantener a un equipo (el filial) que cuesta unos 40 millones (de pesetas) al año y que sólo ha nutrido al conjunto de un jugador (Javi Flores). Campanero le tuvo que dar la razón al accionista a un "99%" y reconoció que está consensuando con técnicos de la casa y de fuera sobre una posible solución al problema de la cantera. Pero que seguirá apoyando al fútbol base, porque "es una obligación para nosotros al ser el primer club de la provincia que todos los chavales puedan vestirse con nuestros colores si así lo quieren".

Pero lo que más preocupaba era la seguridad. Tornos y controles de elementos peligrosos fueron objeto de debate en una sala en la que todos estaban de acuerdo con las palabras del presidente: "Los que lanzaron las botellas el otro día son enemigos del Córdoba, porque nos hacen mucho daño".

Para acabar, otras pinceladas. Campanero, inquirido sobre si el equipo se va a reforzar en el mercado invernal, reforzó el discurso que dijo Paco el otro día: "Si se va alguien, puede entrar otro".

Y, por último, una partida que llamó la atención de un compromisario. ¿Mucho dinero en lo referente a ciertos gastos irregulares? "Sí, es que nos entraron a robar la caja hace unos días".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios