El queso añejo se indigestaba en El Arcángel

  • El Albacete presenta mejores números que el propio Córdoba en sus apariciones en Andalucía

Está feo decirlo, pero el Albacete juega en El Arcángel como en casa. El cuadro manchego ha retado al Córdoba en ocho partidos de Liga, y el balance es parejo: tres victorias locales y otras tantas visitantes, amén de dos empates. Incluso el balance goleador es favorable a los castellanos (11-13).

Los dos primeros enfrentamientos en suelo califal terminaron en tablas. A partir de ahí, ambos equipos se han repartido golpes y el botín. A finales de la década de los ochenta, un 3-2 y un 0-1 dejaron constancia de los emparejamientos en Segunda B.

No volvieron a cruzarse hasta la frontera entre los siglos XX y XXI, cuando el Córdoba sustituyó el bronce por la plata. En la decimocuarta jornada del campeonato 99-00, el conjunto entonces dirigido por Pepe Escalante volteó el tanto inicial de Melgar y se impuso por 3-2, con un tanto de Arnau y un doblete de Diego Ribera. El portero contrario era un tal Julio Iglesias. Sí, el mismo.

El siguiente cruce fue emotivo. Corría el 10 de junio de 2001 y el Córdoba afrontaba el último partido liguero en El Arcángel, en la jornada 41. Robert salió en el 81' para disputar sus últimos minutos como profesional. Con el personal pensando en otras historias, el Albacete aún tuvo tiempo de hurgar en la herida y anotar el 1-4 definitivo.

En la Liga 01-02, José Alberto Toril se apuntó a la moda de los cordobeses tóxicos al anotar un tanto en El Arcángel, aunque el Córdoba venció por 3-1 gracias a Manolo, Platero y Montenegro. El Albacete se repuso en su posterior y hasta la fecha última visita al estadio blanquiverde: iba lanzado hacia Primera y obtuvo un triunfo incontestable (0-2) merced a Jandro, quien puso la zancadilla al proyecto de Fernando Zambrano. Tuvo que llegar Castro Santos para arreglar el desaguisado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios