La magia de Ricky vuelve

  • El base juega tras nueve meses y es clave en el triunfo ante Dallas

Ricky Rubio dejó atrás más de nueve meses de baja debido a la grave lesión de ligamentos que sufrió en la rodilla izquierda y volvió a la competición para ayudar a los Timberwolves a ganar en la prórroga 114-106 a los Mavericks.

El entrenador de la franquicia de Minnesota, Rick Adelman, decidió que el base español entrase al partido cuando faltaban 1.47 minutos para que concluyese el primer cuarto, cuando su equipo estaba perdía 18-28. La presencia de Ricky se hizo sentir inmediatamente y el equipo cambió de actitud ante el delirio de los aficionados de los Timberwolves que recibieron al jugador de El Masnou con una gran ovación.

Aunque sólo jugó 19 minutos, el catalán se convirtió en factor ganador de su equipo, que logró la cuarta victoria consecutiva a pesar de la ausencia del ala-pívot Kevin Love, de baja por enfermedad, y se consolida en el segundo lugar de la División Noroeste. El base español aportó nueve puntos al anotar 1/4 en tiros de campo, falló los tres intentos de triple que hizo, el último pudo evitar la prórroga, acertó 6/8 lanzamientos desde la personal, repartió nueve asistencias, capturó cuatro rebotes y recuperó tres balones. El Target Center de Minneápolis vibró con cada acción del catalán y la afición lo animaba al grito de "Rubio, Rubio". El encuentro estaba empatado a 102 y quedaban cinco segundos para el final, cuando Ricky tiró un triple que acababa escupiendo el aro. Habría sido el final perfecto para su primer partido del año, pero el encuentro acabó condenado a la prórroga, en la que los Timberwolves se llevarían la victoria.

Rubio tiene restringido el número de minutos que debe jugar hasta que se vaya adaptando a la competición regular. Los médicos han seguido su evolución durante los entrenamientos y el jugador superó todas las pruebas físicas tras la operación del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda a la que fue sometido el pasado 22 de marzo. "Me encuentro fenomenal y creo que estoy al ciento por ciento. No he sentido nada en la rodilla. Tengo algunas molestias en otras partes del cuerpo, pero algo normal por el tiempo que no llevo sin jugar. Es increíble la manera en la que me han recibido los aficionados", señaló el protagonista, ovacionado al final al grito de "olé, olé".

Por otra parte, Marc Gasol firmó 16 puntos y ocho rebotes en la victoria de los Grizzlies en Utah (86-99). El pívot, bien acompañado por Randolph (25 puntos y 16 rebotes) en ataque, fue clave para que el conjunto de Memphis rompiese la racha de derrotas que le hizo colocarse cuarto de la Conferencia Oeste.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios