El invierno más azulgrana

  • El Barcelona se adelanta tres jornadas para proclamarse campeón honorífico a ritmo de récords y creando escuela · Nunca antes se sumaron 41 puntos en 16 jornadas

Afredo Di Stéfano, presidente de honor de Real Madrid y al que Ramón Calderón le ofrece la tarea de apadrinar, bendecir y dar la bienvenida a todos los fichajes que llegan al equipo blanco, paseaba ayer por la zona noble del estadio Santiago Bernabéu ayudado de su bastón mientras los focos se dirigían al francés de origen malí Lassana Diarra. El mito merengue peligra de seguir siéndolo de la Liga española, porque no había un equipo capaz de hacer los números de aquel Madrid ye-yé en el que compartían vestuario don Alfredo, Puskas, Santamaría, Gento... hasta que ha aparecido en escena el Barcelona de Pep Guardiola, empeñado en jubilar los logros del estandarte del madridismo.

Con Miguel Muñoz en el banquillo, aquel Madrid logró en la campaña 60-61 un registro idéntido, de trece victorias, dos empates y una derrota. Pero eran otros tiempos, en los que, por poner un ejemplo, el triunfo valía dos puntos y no tres. Nunca un equipo había sumado 41 puntos en 16 jornadas. Nunca un equipo a estas alturas había logrado una ventaja tan amplia sobre el segundo clasificado (diez sobre el Sevilla). El campeón de invierno de la presente temporada no tiene discusión. Arrasa al ritmo de Xavi, golea al que marca Eto'o como nadie en Europa con un promedio espectacular de tres tantos por partido (48 en 16) y, lo que es peor, promete mucho más para 2009.

El Barça de Guardiola ha superado ya al Dream Team de Cruyff y al de Frank Rijkaard en 2004-05, que había logrado 39 puntos a estas alturas de campenato (entonces con nueve de ventaja sobre el segundo, el Espanyol).

El conjunto catalán imparte clases magistrales en todas las facetas del juego. Es el que menos goles ha encajado (10), el que más ha marcado (48), el que más dispara a puerta, el que menos ocasiones concede, el que más balones recupera y el que menos pierde. Tiene en su plantilla al Pichichi del campeonato, Samuel Eto'o (15 goles), y también al Zamora, Víctor Valdés (sólo 10 tantos encajados), e incluso al que más asistencias firma, Xavi (8), que precisamente regaló los dos tantos con que su equipo ganó al Villarreal en El Madrigal, donde el once de Guardiola logró culminar su tercera remontada fuera de casa, cerrando así una secuencia estelar de cuatro triunfos consecutivos, precisamente ante los cuatro rivales más poderosos que podía tener. El Barcelona ha sido el único equipo capaz de hacer pleno (12 puntos) en el llamado Tourmalet gracias a los triunfos sobre Sevilla (0-3), Real Madrid (2-0), Valencia (4-0) y Villarreal (1-2).

¿Y quién es pep?

¿A quén había entrenado antes Guardiola? Si sus andanzas como futbolista del Barça son por todos conocidas, en especial la Copa de Europa que alzó junto a Bakero, Koeman, Stoichkov y compañía, menos brillo pero posiblemente más enseñanzas le valió lo que vivió después. Probó -nunca mejor dicho- fortuna en Italia en las filas del Brescia, donde en 2001 y tras un fugaz paso por la Roma dio positivo por nandrolona. Parecía el final de su carrera y en realidad empezó a serlo. Tiró por la aventura qatarí y también por la mexicana en 2005 habiendo comenzado ya por entonces el curso de entrenador, que terminó en 2006 poco antes de anunciar su retirada definitiva de los campos de fútbol.

A partir de ahí todo ha sido un huracán en la carrera de Pep. En junio de 2007 se presentaba como entrenador del Barça B y en un año proclamaba al filial campeón de Tercera logrando el ascenso a Segunda B. ¿Para qué más experiencias? En un año directamente del Miniestadi al Camp Nou y a batir marcas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios