Dos espías a domicilio

No hay peor cuña que la del mismo palo. Que se lo digan al Córdoba, que suele acusar incluso lo que algunos diagnostican de síndrome cuando en el rival juega un ex. En el Elche no hay ninguno, afortunadamente. Pero dos que la pasada campaña vestían también de blanco y verde cambiaron la franja vertical por las horizontales. Son dos espías a domicilio, porque ya conocen bien tanto la idiosincrasia del rival como la de su peculiar entrenador. Aquél que, no lo olvidemos, dejó de contar con ellos. Pese a todo, Mario y Katxorro no parecen guardarle ningún rencor a David Vidal. De hecho, a ambos les iluminó el rostro una sonrisa socarrona cuando se les preguntó por él. "Ya veréis cómo os lo pasáis con él viéndole en el banquillo", comentó uno de ellos a los presentes soto voce.

Ya más en serio, Katxorro (que se perfila como titular mañana) dijo del Elche que "siempre es uno de los equipos que están llamados a estar arriba. Todos los años hace plantillas para estar ahí y esta campaña va muy bien".

El vizcaíno sabe muy bien de las complicaciones que puede deparar el enfrentarse al Elche, porque "nos vendrán a apretar y con mucha agresividad, aunque según pasen los minutos nos encontraremos más cómodos que ellos".

Eso sí, es consciente de que, a pesar de su buena posición, los levantinos están sufriendo, especialmente en los últimos encuentros: "No están muy finos. El otro día empataron en el 85' y están haciendo goles en los últimos minutos, cuando nos los meten a nosotros. Pero espero que eso sea anecdótico y que no nos vuelva a pasar más". Katxorro no tiene ningún mal recuerdo de su ex equipo, toda vez que "allí estuve bien y disfruté de minutos. No fueron años espectaculares en cuanto a la clasificación, pero dejé muchos amigos".

Mario, por su parte, ya sabe que no jugará. Y sólo lo sabe él, porque no se siente listo. "Ojalá" fue la primera palabra de su discurso. El madrileño no ve el día de su estreno liguero. El final del túnel.

No obstante, el lateral prefiere pensar en el camino recorrido y en que ya le queda "muy poquito para ponérselo complicado al entrenador". Sobre sus padecimientos, los achacó a la "mala suerte", y también a que "cuando tuve el primer pinchazo en el isquiotibial quise entrar antes de tiempo".

De su ex conjunto e inminente rival del Córdoba, recordó que David Vidal decía el año pasado que "quería empezar con el Elche desde pretemporada y lo ha conseguido. Es un entrenador muy carismático, que está siempre encima de sus jugadores y que va a venir a jugar de tú a tú. Nos va a presionar y no nos va a dejar jugar desde atrás". Mal augurio.

Y más, porque advirtió: "El año pasado, ante el Salamanca, que era el equipo que mejor jugaba al fútbol, fuimos a su casa a presionarles desde el primer minuto arriba del todo, y así nos llevamos la victoria. Esta vez somos nosotros quien mejor fútbol hace, y nos van a hacer lo mismo". En todo caso, más vale malo conocido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios