Al borde de un ataque de nervios

  • Neva y Carrasco simbolizan la pasión de un derbi salpicado por las sanciones

El Pozoblanco y el Villanueva expondrán el domingo (18.00) gran parte de sus opciones de clasificarse para la fase de ascenso. El derbi más caliente que se recuerda es especialmente crucial para el anfitrión, que cayó en la ida por 2-0 y tiene seis puntos menos a falta de sólo tres jornadas. Los dos equipos llegan en condiciones similares, con la lengua fuera y las reiteradas sanciones como lastre.

Las suspensiones se han convertido en un auténtico quebradero de cabeza para José Antonio Neva y Rafa Carrasco. Ambos han sido expulsados en tres ocasiones a lo largo del campeonato, y esta vez no habrá duelo en la banda: mientras Carrasco retornará al banquillo tras cumplir su pena frente al Cerro del Águila, Neva no podrá sentarse por su roce con el árbitro en Mairena. De hecho, se verá obligado a consumir la Liga en la grada al haber sido castigado con tres partidos.

Al igual que Carrasco, el gaditano es un hombre vehemente. Y los colegiados no perdonan. La redacción del acta por parte de Barbero Sevilla ha sido devastadora para el técnico, condenado por tres conceptos diferentes: un partido por acumulación de amonestaciones, otro por protestar y otro por menosprecio, una vez finalizado el encuentro. El Pozoblanco recurrió el fallo del Juez Único de Competición, pero el acta resulta rotunda. Según el trencilla malagueño, fue expulsado por "golpearme con la palma de la mano dos veces en mi brazo derecho, mientras que me decía Monstruo, ésta que sepas que te la recurro, que lo sepas, repitiendo esto dos veces". Este curso, Neva sólo volverá a sentarse en el banquillo en la Copa Diputación... y si su equipo logra la hazaña y acaba entre los cuatro primeros del grupo X.

Ni Neva ni Carrasco han dado ejemplo. Está claro. Tampoco sus ayudantes. En el Pozoblanco han sido expulsados esta temporada el segundo entrenador, Lorenzo García; el preparador físico, Pedro del Rey, y el delegado, Juan Fernández. En el Villanueva, hay que meter en el mismo saco al delegado, Juan González -también se perderá el derbi por acumulación de amonestaciones-; el preparador físico, Manuel Ramírez, y el fisioterapeuta, Rafael Gómez.

Asimismo, los datos de ambas plantilla son escalofriantes: 16 expulsiones blancas y 18 rojillas. Por un lado se llevan la palma Marín e Isidro (tres rojas cada uno). Tato, Raúl Balsera y Acaíñas han añadido dos expulsiones a su historial, y completan la nómina Alfonso Gutiérrez -reapareció en Mairena después de una sanción de seis meses y seis partidos por sus arrebatos de ira en la tercera jornada, contra el Puerto Real-, Silva, Pedro Curtido y Nieto. El líder absoluto es el argentino del Villanueva Elvio, expulsado en cuatro ocasiones; le siguen en este indigno escalafón César Otero, su compatriota Mazzina y el portero suplente, Alberto Luque -incluso recibió una roja en el banquillo-, con dos cada uno, amén de Armindo, Diego Romero, Óscar Benito, Quero, Obregón, Chicote, Rafa Fernández y Marcos.

Precisamente, Marcos -expulsado el pasado domingo- y Elvio -le queda un encuentro por la roja de la jornada 34- son las bajas por sanción en el Villanueva, al tiempo que Neva sólo acusa una. Pero qué una: Pablo Niño, su estrella. Aquí no se libra nadie.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios