Un bólido llamado Schumacher

  • El alemán del Gerolsteiner se impone contra todo pronóstico y se viste con el maillot amarillo tras la primera contrarreloj, de la que Evans sale con 1:07 de ventaja sobre Valverde

El alemán Stefan Schumacher, del Gerolsteiner, rompió los pronósticos y ganó la cuarta etapa del Tour, una contrarreloj individual con salida y llegada en Cholet, de 29,5 kilómetros, y además se vistió con el maillot amarillo en una jornada en la que Cadel Evans ganó la partida a los favoritos y endosó 1:07 al murciano Alejandro Valverde.

Schumacher voló de principio a fin, pulverizó en todos los puntos intermedios a los grandes especialistas y llegó a meta con un tiempo de 35:44 minutos, a una media de 49,533 km/hora, 18 segundos por delante del luxemburgués Kim Kirchen (Columbia) y del británico David Millar (Garmin), segundo y tercero respectivamente.

Por detrás y dentro del pulso entre favoritos, el australiano Cadel Evans (Silence) presentó su candidatura y marcó el cuarto mejor tiempo a 27 segundos del ganador, por delante del bicampeón mundial de la especialidad, el suizo Fabian Cancellara (CSC), que fue quinto. El ruso Denis Menchov (Rabobank) recuperó el tiempo perdido en la jornada anterior y marcó el sexto registro a 34 segundos de Schumacher.

Evans marcó el territorio en el primer cara a cara entre la alta jerarquía del Tour, en el primer examen que no fue amable con los españoles, ya que el primer clasificado fue José Iván Gutiérrez, duodécimo a 52 segundos, y Alejandro Valverde, que en un inesperado puesto 23º cedió 1:07 respecto al australiano, ahora líder en la clasificación.

El jefe de filas del Silence, segundo en el pasado Tour, quiere demostrar su condición de favorito y aprovechó la primera oportunidad. Fue el más agraciado de la jornada junto a Menchov. Cuarto en la general, por detrás de Schumacher, Kirchen y Millar, Evans tiene al ruso a 51 segundos, al italiano Cunego a 1:05, a 1:06 a Valverde, a Sastre a 1:22 y a 1:47 a Franck Schleck. Unas diferencias, en ningún caso definitivas porque el Tour acaba de empezar, pero significativas del primer duelo entre los grandes.

Eusebio Unzué, director del Caisse d'Epargne, firmaba en la víspera perder en torno al minuto respecto a Evans. En ese sentido, Valverde terminó "contento con el resultado y con buenas sensaciones", a pesar del descenso al décimo séptimo puesto de la general. Ahora, el primer español es su compañero de equipo José Iván Gutiérrez, décimo a 1:01.

Cunego salvó los muebles, en la general a 1:05 de Evans, como Pereiro, a 1:01 y Sastre, a 1:22, pero a otros les fue muy mal, como a Haimar Zubeldia (Euskaltel) y al italiano Riccardo Ricco (Saunier), con más de tres minutos perdidos en la etapa, una diferencia bastante apreciable.

Schumacher, de 26 años y profesional desde 2002, se presentó como invitado a la fiesta y armó el taco en una plaza como Cholet, donde el cartel de favorito tenía otros nombres. El vencedor de la Amstel Gold Race en 2007 y bronce mundial en ruta ese mismo año bajó del pedestal a Cancellara, que iba marcando grandes registros en los kilómetros 11 y 19,5. El germano ganó con claridad, ante la mirada sorprendida del suizo, doble campeón mundial, que contaba con una victoria por jerarquía en la especialidad. Un líder de alta velocidad.

La quinta etapa del Tour es la más larga de la presente edición, con 232 kilómetros que unirán Cholet y Chateauroux, de perfil llano. Un tramo que se considera muy apropiado para los esprinters, que deben aprovechar hoy antes de que la montaña llegue a la competición francesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios