El amarillo como homenaje a Alberto Contador

  • Valverde recuerda al madrileño, a quien el Tour impidió defender el título de 2007

Alejandro Valverde se acordó de Alberto Contador, último vencedor del Tour, cuando en el podio se enfundó el primer amarillo de la edición 2008 que todavía guardaba la impronta del último que había portado el año anterior su compatriota, ahora ausente por el veto de los organizadores de la ronda francesa al equipo Astana.

"Sé que el último que lo llevó fue Alberto y yo siempre he dicho que me gustaría que estuviera aquí. Creo que se merecía estar y que hubiera sido bonito", afirmó el murciano al poco de culminar victorioso el sprint en pendiente que ponía fin a la primera etapa de casi 200 kilómetros entre Brest y Plumelec.

Contador no ha podido participar en el Tour porque los organizadores han decidido prescindir de su equipo, el Astana, por los problemas con el dopaje que la formación kazaka tuvo en los últimos años.

Esa ausencia hizo que, por segundo año consecutivo, la ronda gala echara a rodar sin maillot amarillo en el pelotón, pero el primero que se repartió volvió a caer en manos de un español.

Valverde sonreía como un niño con zapatos nuevos con la victoria, la segunda que consigue en el Tour y la 49 de su carrera. Pero restaba importancia a un maillot amarillo que el Caisse d'Epargne no parece particularmente interesado en conservar a toda costa en las próximas etapas, puesto que el objetivo es que el murciano lo porte en los Campos Elíseos de París.

"Es casi seguro que lo perderemos y no vamos a arriesgar para conservarlo. Lo importante es la victoria final, que será ya demasiado difícil", aseguró Valverde.

Pese a la demostración de fuerza que dio en el final de la etapa, el murciano no cree que su triunfo sea un aviso para sus rivales. "Esto no quiere decir que esté más fuerte. Estoy igual, pero la etapa se adaptaba bien a mis características y me he encontrado bien", aseguró.

Tampoco será una presión suplementaria para un corredor que figura en casi todas las quinielas de favoritos para la victoria final en París.

"Al contrario, creo que nos dará tranquilidad, la calma del deber cumplido. Teníamos dos objetivos, ganar la etapa y vestir el amarillo y hemos hecho ambos. Aunque lo perdamos pronto hemos demostrado que podemos conseguirlo", señaló.

El corredor murciano del Caisse d'Epargne no escatimó en alabanzas a sus compañeros de equipo. "Hemos controlado toda la carrera, siempre había un compañero adelante, creo que hemos hecho un gran trabajo", dijo. José Iván Gutiérrez fue el encargado de subirle a los primeros puestos del pelotón, la zona desde la que Valverde podía atacar.

"Estaba en el puesto 30 y me ha ayudado a ganar puestos. No conocía el final, cuando he arrancado había una curva y no tenía ni idea de cuanto quedaba, pero me encontraba fuerte y pensé que era el momento. Superé a Kim Kirchen y las sensaciones eran buenas, por lo que me dije que había que llegar a la meta", afirmó.

Valverde es ahora un poco más favorito para el triunfo final en París, y ha demostrado que conserva el punto de forma que le llevó a ganar la pasada Dauphiné Liberé y el reciente Campeonato de España.

Pero el murciano no para de repetir que París está lejos, que queda un mundo de montaña entre medias y que sus rivales también están fuertes.

"Si quieres ganar el Tour tienes que luchar cada día", afirmó. Eso es lo que hizo el año pasado Contador para imponerse en la ronda gala. Por el momento, Valverde le sucede con el maillot amarillo de líder del Tour, pero los Campos Elíseos están todavía lejos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios