El Sporting se mete en ascenso y el Alba naufraga

  • Los gijoneses fueron muy superiores en un encuentro en el que los manchegos dieron una imagen demasiado pobre

La superioridad del Sporting ayer fue tan abrumadora que llegó a ser sonrojante. Los primeros 45 minutos fueron de una autoridad asturiana de tal calibre, que el público ya no pudo tener paciencia y despidió a su equipo con una sonora pitada. Jugando como propone Quique Hernández, al Sporting le daba igual llegar al Carlos Belmonte con bajas, que sin ellas. Hasta los juveniles habrían pasado por encima de los manchegos en la tarde de este sábado. Los constantes cambios en la alineación, la falta de un mínimo patrón de juego hacen que este equipo naufrague a la deriva en una categoría que, o mucho cambian las cosas, está a punto de perder.

A las deficiencias técnicas con las que el técnico valenciano plantea sus partidos, hay que unir la endeblez defensiva de un equipo que al mínimo fallo o despiste que comete atrás le cuesta un gol. Y eso es lo que pasó a los 18 minutos de partido, un fallo en cadena de los defensas manchegos propició el gol de Pablo de Lucas.

En la segunda parte los manchegos pusieron empuje, o como dice el tópico, más corazón que cabeza. Las llegadas de los locales fueron más producto de impulsos que de juego.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios