baloncesto copa del rey

Sólo puede quedar uno

  • Salvada la amenaza de huelga, el torneo copero arranca en Las Palmas con el Real Madrid como favorito y el Baskonia como su gran adversario

Llull, que aún es baja en el Real Madrid, camina hacia el hotel junto a Santi Yusta. Llull, que aún es baja en el Real Madrid, camina hacia el hotel junto a Santi Yusta.

Llull, que aún es baja en el Real Madrid, camina hacia el hotel junto a Santi Yusta. / elvira urquijo / efe

La Copa del Rey 2018 arranca esta tarde sin problemas tras superar la amenaza de huelga de los jugadores y con partidos de alta tensión ya en cuartos de final que aseguran un torneo emocionante como pocos en los últimos años.

No falta ninguno de los grandes del panorama nacional, a los que se han sumado gallitos de nuevo cuño como el anfitrión, el Gran Canaria, y el Iberostar Tenerife, además de la clásica sorpresa de cada edición, en este caso un Fuenlabrada que no quiere pasar de puntillas pese al sambenito de Cenicienta con el que arranca. Pero pese a la ilusión de todos, el favorito es el de los últimos años, el Real Madrid de Pablo Laso que, sin embargo, tendrá un primer hueso duro de roer en el Unicaja de Joan Plaza.

Sin embargo, nadie olvida que la Copa es especial. No hay segundas oportunidades y nadie esta libre de un día tonto. Los blancos buscan su quinto título consecutivo, pero esta campaña el exigente calendario y, sobre todo, las continuas lesiones con las que está lidiando no hacen del equipo el rodillo de otros años. Sólido líder en la Liga Endesa, los tropiezos en la Euroliga sí que hacen que genere ciertas dudas, aunque Laso ha recuperado recientemente a una pieza que será determinante como Randolph.

Pero si un duelo ha levantado muchas expectativas es el del otro lado del cuadro. El Barcelona abrió la semana pasada una nueva era con la contratación de Svetislav Pesic en lugar de Sito Alonso, con el que el conjunto azulgrana acumulaba 21 derrotas (15 en la Euroliga) y en los 42 partidos disputados esta campaña. El giro de timón llegó justo antes del torneo copero, el camino más rápido hacia un título para olvidar la depresión y tomar un impulso definitivo en la ACB. Con todo, para muchos esta Copa pinta en azulgrana, pero el azulgrana vitoriano de un Baskonia lanzado desde que Pedro Martínez tomase el relevo de un inexperto Pablo Prigioni, superado por la situación. Con Shengelia como líder indiscutible, el cuadro vasco tiene alternativas en la pista y un técnico experimentado, campeón de liga la pasada campaña, que se maneja en este tipo de eliminatorias a las mil maravillas.

Precisamente será su ex equipo, el Valencia Básket, el que abra esta tarde la competición ante un ilusionado Iberostar Tenerife dispuesto a dar la primera sorpresa del torneo y aprovecharse de los problemas de los taronja en la dirección, pues sólo contarán con Sergi García como base. El ganador se medirá con el vencedor del Real Madrid-Unicaja, mientras que el que salga con éxito del Barcelona-Baskonia se las verá con el triunfador del Gran Canaria-Fuenlabrada de mañana, en el que los locales empiezan a desafiar la maldición copera del anfitrión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios