Fútbol El Córdoba B cae frente al San Fernando CD (0-3)

Fútbol l Tercera División

Pasado rojillo en el Valle

  • Los jugadores del Pozoblanco Tato, Isidro, Salva, Aguayo y Marín visitarán el domingo por primera vez a su ex equipo, el Villanueva, en un derbi apasionante

El Valle de los Pedroches volverá a vivir este fin de semana su derbi por excelencia. Después de dos temporadas sin él, el Villanueva-Pozoblanco regresa con más fuerza que nunca y con los dos equipos metidos en la parte alta de la clasificación, ocupando ambos en estos momentos puestos de play off de ascenso.

Este nuevo duelo provincial será por tanto especial. Pero aún más para cinco jugadores -Tato, Salva, Marín, Aguayo e Isidro- que militan en el conjunto pozoalbense tras un pasado reciente en el cuadro jarote, al que ahora verán desde la otra acera. Sobre todo, el derbi llevará connotaciones especiales para dos de ellos, Tato e Isidro, nacidos en Villanueva de Córdoba y que ahora visitarán su pueblo en un encuentro en el que, aunque enfrente no habrá muchos jugadores que fueran compañeros suyos en el Villanueva, sentirán sensaciones extrañas al mirar a las gradas y cruzar su mirada con su propia gente. Sólo una cosa cambiará respecto al pasado: no regresarán al viejo San Miguel, sino que jugarán por primera vez en el Nuevo Municipal.

Con todo, el verdadero protagonista del duelo pedrocheño será Basilio Zamora, conocido futbolísticamente como Tato. Tras pasar toda su vida deportiva en el Villanueva, no fue renovado en la segunda campaña del equipo en Segunda B y a sus 35 años decidió aceptar la oferta del vecino. Para el zaguero, el choque está cargado de sentimentalismo, aunque apostilla que "sólo supone tres puntos más que vamos a intentar ganar", aunque no puede ocultar "el pique del morbillo que existe entre los dos pueblos".

Pese a su salida del club de sus amores, Tato no está resentido con el Villanueva, ya que "esto va por ciclos. Allí ya lo cumplí y, por tanto, no hay rencores. Sigo teniendo muchos amigos en el club, como el propio presidente, José Ángel Martos".

Lo que sí tiene claro el central es cómo reaccionaría en una situación determinada. "Si marco un gol no lo celebraría nunca. Tengo mucho respeto a la afición y a la directiva, aunque interiormente me alegraría por mis compañeros y si, encima, supone los tres puntos, mucho más. Lo que sí es verdad es que salimos a ganar todos los domingos y ahora toca el Villanueva. Iremos a por el triunfo, aunque siempre he dicho que, si algún partido tenemos que perder, que sea frente al Villanueva, que además van líderes y por tanto entraría dentro de lo previsible".

También tendrá connotaciones distintas el choque para Isidro. Para el delantero, supondrá "algo muy bonito llegar allí con un equipo diferente, aunque hasta que no esté en el campo no sé realmente qué sensaciones voy a sentir". Lo que sí tiene claro Isidro es que "el partido será una fiesta, sobre todo para una afición que siempre me ha apoyado".

Del mismo modo, el ariete jarote afirma que "si consigo marcar un gol, respetaré a la afición del Villanueva, y aunque me alegraré por dentro, seré respetuoso; no lo celebraré y me quedaré quieto".

Una sola temporada bastó a Aguayo para ganarse el cariño de la afición del Villanueva, que ahora le verá defender el escudo del eterno rival. Para el exterior derecho, el duelo "es un partido bonito de jugar porque es un equipo en el que he estado antes y regresaré a un pueblo en el que me he sentido cómodo. Sin embargo, sólo puedo mirar que son tres puntos más, aunque el rival vaya el primero". Confiesa que guarda "buena relación con la directiva y, aunque quedan muy pocos compañeros de mi paso por allí, me llevó excelentemente con ellos".

Para Salva, el regreso a Villanueva supone "revivir recuerdos muy bonitos de un año especial, ya que conseguimos el objetivo del ascenso que tantos años venían buscando en Villanueva. Además, son recuerdos tanto en lo deportivo como en lo humano porque hicimos un gran grupo y conservo muchos amigos de aquella época, aunque ya quedan pocos".

De "morboso" califica el partido Antonio Marín, quien afirma que "es el derbi por excelencia y, para nosotros, ganarle al Villanueva, que además va líder, sería el no va más". Además, Marín matiza que "regresar allí es encontrarme con algunos compañeros y, sobre todo, con una afición que siempre se portó magníficamente. Lo único raro allí será el no jugar en el mítico San Miguel".

5

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios