Y Messi se fue en camilla

  • El argentino silenció el Camp Nou al sufrir una contusión en la rodilla izquierda

En una noche desapacible por el frío y el viento, el Benfica congeló al Barcelona y la lesión de Messi, el Camp Nou, en un partido en que los portugueses merecieron más y el récord del argentino, que ayer aspiraba a superar los 85 goles de Müller, se puso en peligro.

Un mano a mano con Artur en el minuto 85 acabó con Messi tendido en el césped y agarrándose la rodilla izquierda. La Pulga, que había ingresado en el terreno de juego para disputar la última media hora, lo abandonó en camilla.

Fue el triste epílogo de un encuentro para olvidar que ni siquiera sirvió para que los lusos pasaran a octavos de final, porque el Celtic ganó su partido ante el Spartak.

El Benfica, que se jugaba la vida, sabía que si había una noche propicia para sacar petróleo del Camp Nou y seguir vivo en la Champions esa era la ayer. No ganaron la batalla de la posesión, porque eso es imposible contra el Barcelona actual, pero sí la de las ocasiones, pues casi todo lo interesante que se vio en la primera mitad se coció en el área azulgrana.

Con empuje y determinación, el conjunto lisboeta aprovechó el agujero negro existente a la espalda de la defensa rival y la velocidad de sus hombres de banda para poner cerco a la portería de Pinto.

El meta azulgrana, más exigido de lo habitual, tuvo que sacar la manopla para desviar sendos tiros de Lima y John y aguantar un mano a mano con Rodrigo hasta que éste cruzó demasiado un balón que debía haber regalado a Nolito.

Del conjunto catalán, ayer una mezcla de suplentes y jugadores del filial, apenas noticias en los primeros 45 minutos: un par de remates forzados de Rafinha y Villa sin mucho peligro y algún efectismo inofensivo de Tello.

Con el público del Camp Nou reclamando a Messi para que rescatara el partido del tedio, se llegó al descanso. Nolito, por el Benfica, y Villa, para el Barcelona animaron algo el encuentro tras la reanudación, mientras el diez se preparaba en la banda para saltar al césped.

Lo hizo por Rafinha entre el delirio de la grada y con media hora larga para dinamitar el récord de Müller. Y el partido subió unas cuantas revoluciones.

Lejos de intimidarse por la presencia de Messi sobre el césped, el conjunto luso adelantó aun más sus líneas, asfixió la salida del balón del Barcelona y endureció el encuentro hasta llevarlo al límite. Pero se olvidó de jugar.

Leo lo intentó sin acierto en un par de faltas lejanas antes de lesionarse cuando encaraba a Artur en su tercera oportunidad. El Camp Nou se congeló, si no lo estaba ya. El silencio inicial dejó paso a los gritos de "¡Messi, Messi!" mientras al crack de Rosario abandonaba el campo en camilla.

Maxi Pereira tuvo la última en el tiempo añadido. Podía haber metido al Benfica en octavos, pero su disparo se marchó al limbo. Igual que el récord de Messi.

BARCELONA: Pinto; Montoya, Puyol, Adriano (Piqué, 66'), Planas, Song, Thiago, Sergi Roberto, Rafinha (Messi, 58'), Tello (Deulofeu, 78') y Villa. BENFICA: Artur; Maxi Pereira, Luisao, Garay, Melgarejo, Matic, Andrés Gomes, Nolito (Bruno César, 63'), John, Rodrigo (André Almeida, 74') y Lima (Oscar Cardozo, 74'). Árbitro: Svein Oddva Moen (noruego). Mostró tarjeta amarilla a Nolito, Rafinha, Luisao, Adriano y Matic. Incidencias: Último partido de la fase de grupos de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou ante 50.659 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios