tenis masters 1.000 de miami

Isner conquista la gloria en Miami

  • El estadounidense logra su título más importante al batir en una disputada final al alemán Zverev

El estadounidense John Isner besa el trofeo conquistado en el Masters 1.000 de Miami. El estadounidense John Isner besa el trofeo conquistado en el Masters 1.000 de Miami.

El estadounidense John Isner besa el trofeo conquistado en el Masters 1.000 de Miami. / ERIK S. LESSER / efe

John Isner, decimocuarto cabeza de serie, derrotó al número cinco del mundo, el alemán Alexander Zverev, por 6-7 (4), 6-4 y 6-4 y ganó su primer Masters 1.000 en la última final masculina del abierto de Miami en Cayo Vizcaíno. El estadounidense, de 32 años, logró así el título más importante de su carrera después de perder tres finales en este tipo de torneos y se convirtió además en el primer norteamericano en ganar en Miami desde Andy Roddick en 2010.

Una vez eliminados Roger Federer y Novak Djokovic, que se habían llevado el jarrón de cristal los últimos cuatro años en Miami, y la ausencia del cinco veces finalista Rafael Nadal, esta edición del torneo dio opciones a caras menos habituales.

El choque se resolvió con dos 'breaks' en el noveno juego del segundo y tercer set

Y en esta final el norteamericano se creció ante un Zverev que lo había derrotado en sus tres duelos anteriores y remontó un primer set en contra en un partido en el que se confirmó lo que se auguraba antes del mismo: muchos golpes ganadores y saques directos.

El mismo Isner confesaba antes de la final su vulnerabilidad y que todo radicaba en su cabeza: tan pronto se sentía fuerte y "complicado de batir" como escaso de confianza. Una inestabilidad con la que supo lidiar durante el torneo y que prolongó durante la final con un primer saque que convirtió en punto en el 82 % de las ocasiones.

Isner perdonaba, algo que no hizo con el argentino Juan Martín del Potro en semifinales, y aunque buscaba con determinación ganar al fin una final de Masters 1.000, tras sus derrotas en Indian Wells (2012), Cincinnati (2013) y París (2016), Zverev desafiaba su saque. El de Hamburgo resolvió la primera manga a su favor en el tie break y la misma tónica se mantuvo en el siguiente set. Nadie cedía su saque. Hasta el 4-4. Fue en el noveno juego cuando Isner consiguió el primer break, por mucho que Zverev pidió el ojo de halcón. El set decisivo lució de forma similar. Una vez más en el noveno juego Isner le rompió el saque al alemán, una rotura decisiva que lo llevó minutos después a levantar el jarrón de cristal mientras el joven Zverev perdía los papeles destrozaba su raqueta y la lanzaba a la grada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios