El Cajasur quiere mandar en su casa

  • Los granates reciben Vista Alegre al Esplugues con la vista puesta en el 'play off' · El Salsas, a sellar la permanencia

Una más y está dentro. Luego, habrá que buscar un esfuerzo suplementario para agarrar una posición ventajosa en las eliminatorias por el ascenso. El desafío se sitúa en la Final a Cuatro, que se jugará en Cáceres. Pero el Cajasur no quiere precipitarse. Poco antes de las once de la noche de hoy puede tener plaza asegurada en el play off. Pero sólo si vence (Palacio de Deportes Vista Alegre, 21.00) al Esplugues. Santi Gisbert ha preparado con celo este partido. Con el ánimo reactivado por el valioso triunfo en el derbi ante el Salsas Musa, el equipo granate no quiere patinar sobre la pasarela que debe conducirle a los cruces por el título. Luego le quedarán cuatro partidos más, cuatro "finales", a juicio del técnico cordobés, que no admitirá la más mínima confianza de los suyos ante una formación catalana que comparece en el coliseo de Ciudad Jardín con un balance de 11 victorias y 16 derrotas, con la permanencia sin garantizar.

"Voy a pedir a los jugadores, como lo hago en todos los partidos, que estén muy metidos en el encuentro y que jueguen con cabeza porque tenemos que ser conscientes de que para alcanzar el quinto puesto el margen de error es mínimo", indica Gisbert, quien pretende que su equipo muestre la misma concentración y raza que exhibió en el duelo ante el Salsas Musa. Gisbert respeta mucho al rival. "Es un equipo completamente diferente al que se enfrentó con nosotros en la primera vuelta. Desde entonces han renovado casi toda su plantilla", especialmente a sus dos jugadores extranjeros, Dereck Stribling y William Holmes, "que suponen un potencial importantísimo en la pintura". Para este encuentro, el técnico no podrá contar con el concurso de Jeff Mallory, aquejado de problemas musculares en el gemelo de la pierna derecha.

El Salsas Musa, por su parte, se desplaza a Badajoz para enfrentarse al Habitacle (20.45, La Granadilla) con la intención de reencontrarse con la victoria después de acumular una serie de tres derrotas consecutivas. Además, el cuadro rojinegro aún necesita un triunfo para certificar matemáticamente la permanencia de categoría, objetivo con el que comenzó el campeonato, que supone su debut en una categoría de rango profesional.

El adversario del Salsas Musa llega con necesidad imperiosa de ganar su partido para seguir con opciones de salvar la categoría, después de que el Alaior le haya superado. Rafael Gomariz, técnico salsero, destaca que "en los últimos partidos han conseguido llevar a mucha gente al pabellón y estamos convencidos de que saldrán a por todas porque saben que se les están agotando las opciones". "En los últimos encuentros no hemos hecho actuaciones completas y nos han acabado costando lo partidos. Esperemos tener una selección de tiro más correcta y acertar más en los libres", indica el entrenador del Salsas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios