Un Chandler victoriano

  • 'La puerta de bronce y otros relatos'. Raymond Chandler. Traducción de José Ferrer Aleu. Cátedra. Madrid, 2012. 292 páginas. 15 euros.

Acompañados de un oportuno estudio de Julián Díez, se recogen aquí los tres relatos que Chandler dedicó al género fantástico, cuando ya comenzaba a ser un reputado escritor de hard-boiled, o años más tarde, en su dilatado crepúsculo londinense. Se da la circunstancia, poco conocida, de que Chandler había manifestado anteriormente su preferencia por dicho género, y su voluntad de abandonar la novela negra. No obstante, salvo la anotación de algunos proyectos inconclusos, estas fueron las únicas ocasiones en que Chandler se desvió de la literatura negra para adentrarse en el terreno de lo sobrenatural y en el ámbito de lo extraordinario.

Surge, en cualquier caso, una pregunta. ¿Qué hay de común entre el género negro y la literatura fantástica? El profesor Michael J. Larsen lo resume ejemplarmente: el detective privado es también, "es esencialmente una creación fantástica". Hay otra conexión que resulta evidente. Tanto en una como en otra literatura, el sustrato que las anima es el misterio. Vale decir, la revelación de un mundo opaco, inextricable y engañoso. El detective, más afortunado, se valdrá de sus puños y su inteligencia para resolver el enigma. En la literatura fantástica, el enigma queda en suspenso por la naturaleza ilógica, extramundana, de los sucesos. Lo que parece evidente es que Chandler leyó con provecho, en su infancia londinense, la literatura victoriana y la novela espectral de entresiglos. Tanto La puerta de bronce como Verano inglés pueden adscribirse sin dificultad a tales membretes. Y en cuanto a El rapé del profesor Bingo, existe una larga tradición, desde Hoffmann a Poe, donde lo grotesco, lo circense, lo absurdo, en definitiva, contribuyen a la acusada irrealidad de sus relatos.

En todo caso, el fatalismo de Chandler no varía. En uno y otro género, el hombre es un animal avaro y turbulento, roído por la ambición, urgido por el sexo, cuyo destino es la muerte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios