córdoba c.f.

Con el espíritu de 2007

  • El equipo y la afición desean volver a ser uno para superar al Huesca en un partido vital

  • Sólo dos victorias y tres equis en 19 duelos con conjuntos de la primera mitad de la clasificación

Aspecto de El Arcángel, con la grada supletoria instalada en Fondo Sur, en el 'play off' de ascenso ante el Huesca. Aspecto de El Arcángel, con la grada supletoria instalada en Fondo Sur, en el 'play off' de ascenso ante el Huesca.

Aspecto de El Arcángel, con la grada supletoria instalada en Fondo Sur, en el 'play off' de ascenso ante el Huesca. / el día

El Arcángel, el Córdoba y el Huesca forman una ecuación que irremediablemente conduce a junio de 2007. Aquel día, la grada marcó el primer gol para acercar el regreso al fútbol profesional de un club que ahora quiere recuperar el espíritu de entonces con un objetivo tan igual y tan distinto: no perder esa plaza en Segunda División. De momento, el estadio camina hacia otro lleno, un punto hasta ahora clave en la resurrección de los blanquiverdes, que comenzó con la hasta ahora segunda y última victoria en toda la temporada ante aspirantes al ascenso, aquel 2-1 ante el Valladolid. Está claro que superar esa asignatura pendiente parece básico para alcanzar el éxito, toda vez que tras el encuentro con el cuadro azulgrana aún quedará jugar con los otros dos candidatos al ascenso directo a Primera División: el Rayo, en Vallecas, una semana después, y el Sporting, en casa, en el epílogo.

Las taquillas de El Arcángel cerraron ayer con apenas 1.624 localidades disponibles. Con los fondos agotados, a la espera de la liberación de asientos por parte de abonados o colectivos, el club proseguirá hoy desde la 9:00 con la venta de entradas buscando colgar por octava vez el cartel de "no hay billetes". La ocasión, sin duda, lo merece; tanto como un equipo que hace apenas un par de meses parecía desahuciado y hoy está metido de lleno en la pelea por la permanencia. Los precios, desde 1 a 5 euros para los abonados -de 10 a 20 para público general-, invitan a pasar en el recinto de El Arenal dos horas de la tarde del sábado.

Y eso sería un plus para la escuadra de Sandoval, que viene repitiendo en las últimas semanas que el objetivo pasa por los partidos de casa. Tanto el técnico como cada miembro del plantel son conscientes de que siendo uno, formando un núcleo indivisible grada-equipo, es la mejor forma de acercar el triunfo. Tal y como sucedió aquella mágica tarde de 2007, cuando la afición marcó el primer gol que allanó el camino hacia el último ascenso a la división de plata. Ahora el reto es otro, igual o más importante si cabe, pues con el cambio que ha dado el fútbol profesional en la última década, salir de ahí sería... mejor ni pensarlo. Entre otras cosas porque la confianza en obrar el milagro se mantiene intacta pese al doloroso tropiezo en León y el calendario que queda

La primera parada es precisamente el Huesca que, más allá de los recuerdos, presenta una dificultad máxima. El cuadro oscense es tercero, igualado con el segundo (Sporting) a 68 puntos, y a sólo dos del líder (Rayo Vallecano), y llega a la cita tras olvidar su reciente crisis con una serie de tres victorias consecutivas y un 10 de 12 en las últimas cuatro jornadas. Aunque no sólo ante eso tendrá que batallar el Córdoba, sino contra sus malos números en los duelos con los aspirantes al ascenso, con los equipos que viven en la primera mitad de la clasificación.

Porque tras 19 encuentros ante los once primeros, todos aún con opciones de entrar en el play off o buscar el ascenso directo -los tres que pelean por esto son los que aún no han cerrado el doble duelo con los blanquiverdes-, el balance no puede ser más pobre: dos victorias, tres empates y 15 derrotas. Pero para levantar el ánimo, baste con ver que esos dos triunfos llegaron en casa (2-0 al Tenerife en la primera vuelta y 2-1 al Valladolid para dar inicio a la remontada), donde se juega el sábado ante el Huesca; mientras que de las tres equis, las dos ante el Rayo Vallecano (2-2) y el Numancia (1-1) también llegaron en El Arcángel, completando el botín el reciente 1-1 en Pamplona. Mejorar ese balance es clave. Y todo debe empezar el sábado en un estadio que ya se prepara para reeditar el ambiente de aquella tarde mágica de 2007... ante el Huesca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios