Listos para el fuego real

  • El conjunto blanquiverde arranca hoy la semana del estreno liguero con la moral alta y la sensación de ser un equipo compacto

  • La dirección deportiva sigue sin cerrar los últimos fichajes

Carrión observa el trabajo de sus hombres durante un entrenamiento en El Arcángel. Carrión observa el trabajo de sus hombres durante un entrenamiento en El Arcángel.

Carrión observa el trabajo de sus hombres durante un entrenamiento en El Arcángel. / josé martínez

Los experimentos para el Córdoba acabaron el pasado domingo. La próxima vez que los jugadores blanquiverdes se enfunden la camiseta para saltar al terreno de juego será el sábado ante el Cádiz (El Arcángel, 20:30). Ahí ya habrá tres puntos en juego y de poco valdrán los estupendos resultados de la pretemporada, aunque lo cierto es que la plantilla que dirige Luis Carrión llega a la primera jornada liguera con la moral alta y la sensación de ser un equipo compacto que puede pelear por cotas ambiciosas en la competición. Para reforzar esa idea, sin duda, harán falta también un par de incorporaciones extra, en las que el club trabaja a marchas forzadas, aunque parece complicado que fructifiquen de cara al sábado.

A pesar de que Luis Carrión restara importancia al hecho de acabar la pretemporada con un pleno de ocho triunfos, lo cierto es que esos registros no son nada fácil de conseguir. Durante estas semanas de trabajo estival el CCF ha medido su nivel ante equipos de dispar categoría, casi siempre de una división inferior, sólo uno de la propia liga como fue el Almería y uno de categoría superior como el Betis, pero a todos ellos fue capaz de ganarle, mostrando virtudes que deben ser trasladables con facilidad a la competición oficial.

El nuevo Córdoba sorprende por la facilidad con la que parece haber encajado las nuevas piezas que han llegado en este mercado. Bajo el sistema del 4-3-3 como base, Carrión ha conseguido en estas semanas automatismos que habrá que consolidar durante el curso pero que invitan al optimismo. Con la idea de tener el balón y ser ambicioso, el técnico blanquiverde ha hecho mucho hincapié en la idea de que sus centrales sean capaces de iniciar el juego. Conseguir esa tarea con claridad y solvencia es una de las asignaturas pendientes, aunque Josema ya ha demostrado que es un hombre preparado para ello. Otra de las claves para el técnico es el robo en campo contrario para sorprender al rival. Carrión ya ha dejado entrever que así llegarán muchos de los goles que el Córdoba anote este curso y ajustar esa presión es clave para alcanzar el éxito. La predisposición en los jugadores es total para cumplir esa idea y durante el verano se han podido ver detalles de la rapidez que el equipo tiene en ataque tras robar en campo contrario, especialmente por los costados, con dos auténticas balas como son Jaime Romero y Javi Galán.

La medular parece bien cimentada, con dos mediocentros defensivos como Edu Ramos y Álex Vallejo que dan un perfil perfecto para liberar de mucho trabajo a los Aguza, Javi Lara, Markovic, Caballero o Esteve. Y arriba, ante las dudas que puede estar dejando Jona, Sergi Guardiola se ha destapado como el máximo goleador de la pretemporada, hasta el punto de suscitar el debate por la titularidad de uno u otro ariete de cara al inicio liguero.

Los datos de la pretemporada hablan por sí solos. El CCF ha anotado un total de 22 goles en ocho partidos y ha sido capaz de dejar la portería a cero en cinco ocasiones. Esa fortaleza defensiva es uno de los aspectos quizás más sorprendentes del nuevo conjunto blanquiverde, por las notable renovación de la retaguardia durante el verano. En ataque, aunque la mayoría de los rivales eran de categoría inferior, el Córdoba ha visto puerta con facilidad, signo inequívoco de que el equipo ya goza de recursos ofensivos a tener en cuenta.

Pero ante todos esos aspectos positivos, una pregunta flota en el ambiente: ¿Tiene este Córdoba la suficiente entidad como para pelear por el ascenso o los puestos de play off? La respuesta es compleja a estas alturas del curso, si bien el plantel blanquiverde parece todavía escaso para una meta tan ambiciosa. El club sigue a la búsqueda de refuerzos para apuntalar el equipo, especialmente en los extremos y la punta de ataque. La segunda unidad, que Carrión usó de manera mayoritaria en el choque contra el Mérida, parece un poco escasa y desnivelada respecto al teórico equipo titular que manejará el técnico catalán, por lo que sería conveniente equilibrar esa diferencia. Dotar a Carrión de más hombres y dar un salto de calidad con la última o las dos últimas incorporaciones se antoja vital para considerar al cuadro califal un aspirante a todo.

Con algunos puntos débiles pero bastantes fortalezas, el Córdoba llega a la semana del arranque liguero en plena forma. Las lesiones han respetado además al cuadro blanquiverde, que hoy por hoy tiene su plantilla intacta para afrontar un reto apasionante. El tiempo dirá si este equipo está llamado a pelear el ascenso, pero lo cierto es que hoy los de Carrión están totalmente preparados para el fuego real.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios