La obra de la torre de Medicina se retrasa hasta final del año que viene

  • La UCO trasladará el equipamiento del edificio al módulo de talleres de la Escuela Politécnica mientras se llevan a cabo las actuaciones, para las que la Junta aportará cinco millones de euros

No será hasta finales del próximo año, esto es entre los meses de noviembre y diciembre de 2008, cuando den comienzo las obras de la torre de la Facultad de Medicina. Al menos, éstas son las previsiones que maneja el vicerrector de Infraestructuras y Campus de la Universidad de Córdoba (UCO), Antonio Cubero, quien avanzó a el Día que el proyecto de las obras ya se ha ejecutado. No obstante, aún resta por acordar con el equipo decanal de la facultad el plan de necesidades. En un principio, la obra, que cuenta con un plazo de ejecución de tres años, iba a comenzar el último trimestre de este año, según informó la Administración autonómica el 26 de diciembre de 2006.

Antes de que comiencen las obras en el inmueble, habrá que trasladar todo su equipamiento. Para ello, la UCO ha estudiado diversas opciones, aunque la que cuenta con más opciones es la sede de la Escuela Superior Politécnica. Al respecto, Cubero detalló que el equipamiento de la torre de Medicina irá al módulo de talleres y laboratorios.

La obra, para la que la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa concedió a la UCO una subvención "excepcional" de cinco millones de euros, supondrá la adecuación de la torre a la normativa vigente en materia de accesibilidad y seguridad contra incendios. Entre otras actuaciones, se llevará a cabo una redistribución de espacios para atender las necesidades de los distintos departamentos y, además, la sustitución de los cerramientos de las fachadas. Otra de las actuaciones incluidas en este proyecto de mejora de la torre de Medicina será la consolidación de los parasoles y la introducción de mejoras en las instalaciones de electricidad, climatización y ventilación.

La remodelación de esta infraestructura ha sido una demanda continua que han planteado todos los equipos decanales de Medicina debido al mal estado en el que se encontraban las instalaciones. Es más, un estudio de necesidades que elaboró hace un año la propia dirección del centro principal del Campus Universitario Menéndez Pidal incidió en el estado "deficiente" de algunos de los espacios de este recinto académico.

El edificio de la Facultad de Medicina es obra del arquitecto Rafael de la Hoz Arderius y se construyó entre 1973 y 1980. Desde 1989 se han elaborado numerosos proyectos de ampliación de las actuales instalaciones, cercanas al Hospital Universitario Reina Sofía del que se nutre de estudiantes y al que abastece de profesionales. Hasta la fecha no se podido llevar a cabo ninguno de ellos, a pesar del crecimiento de servicios y de alumnado que ha registrado en todos estos años y el edificio sufre las consecuencias propias de su edad.

El centro, que ahora dirige el profesor Rafael Solana, reclama desde hace más de cuatro años la mejora de las instalaciones, además de un mayor número de espacios dedicados a la investigación, entre otros aspectos.

Otro de los problemas que tiene que afrontar la Facultad de Medicina es su adaptación a las exigencias que marca la entrada en vigor del Espacio de Educación Europeo y este año las experiencias pilotos se extienden ya hasta el cuarto curso de la titulación. Otro de las cuestiones a resolver es el aumento del número de matrículas de alumnos de nuevo ingreso. Por ejemplo, éste año se ha superado en un diez por ciento la cifra de alumnos de primer curso, un hecho que se repetirá durante los próximos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios