"La solución para las pensiones tiene que pasar por el Pacto de Toledo"

  • CECO acoge la presentación de un documento que incide en las claves para comenzar a revitalizar un sector industrial mermado desde hace años

Bernardo Aguilera, ayer en la sede de CECO. Bernardo Aguilera, ayer en la sede de CECO.

Bernardo Aguilera, ayer en la sede de CECO. / jordi vidal

La sede de CECO acogió ayer la presentación del informe La industria motor de crecimiento: análisis y propuestas, elaborado por la CEOE donde se intentan aportar las claves para dar los primeros pases que conlleven la recuperación del tejido industrial, muy mermado desde antes de que comenzara la crisis económica.

-¿Cree que la subida del 0,25% es la mejor opción para los pensionistas?

La recuperación económica se está estabilizando. España es el país de la zona euro que más va a crecer"

-La solución tiene que pasar por el Pacto de Toledo. Es el órgano en el que se está trabajando y donde están representados todos los partidos políticos y los interlocutores sociales. Ahí es donde hay que alcanzar un acuerdo a un problemón que se viene vislumbrando desde hace tiempo. La CEOE hizo hace tres años un informe muy detallado sobre el envejecimiento de la población y los efectos que va a tener en las pensiones, en los hábitos de consumo o en el gasto de educación. Es indudable que tal y como está el sistema, ahora mismo no es financiable. Es más el gasto que se necesita para pagar las pensiones que los ingresos que está habiendo. La crisis y sus coletazos han sido para todos muy graves y hay segmentos de la población que sigue sufriéndolos. La crisis se ha llevado por delante 300.000 empresas. Y la sociedad general y los pensionistas incluidos han hecho un gran esfuerzo. Parece que ese 0,25% no es suficiente, pero no conviene incurrir en demagogias. Esto tiene un coste altísimo y bastante expectativas se han creado ya a los ciudadanos y a las empresas con cuestiones que no son posibles de llevar a cabo.

-La situación económica ha mejorado considerablemente, ¿cree que la tendencia de mejora se mantendrá?

-La perspectiva dice que este año se ha consolidado un crecimiento del 1,3% y la última previsión apunta a un crecimiento para 2018 de un 2,8% del PIB con un mantenimiento de los tipos de interés, esto quiere decir que la financiación tendrá más o menos el mismo coste y con una inflación controlado. La recuperación económica se está estabilizando. España es el país de la zona euro que más va a crecer. El problema estriba en contener ciertos gastos, sobre todo las empresas, de tal manera que aquellos que tienen negocios y tienen ganancias puedan subir salarios y las que no las tienen que al menos tengan recuperación de competitividad.

-¿En cuanto a la industria, ¿a nivel nacional cuál es el panorama? ¿Y a nivel cordobés? ¿Qué hay que hacer para impulsarla?

-El proceso de desindustrialización se llevó a cabo hace muchos años y no solo en España, sino en toda Europa. En nuestro informe proponemos una serie de recomendaciones que se centran en la regulación, con la eliminación de barreras regulatorias. Por ejemplo, el tamaño empresarial. Ahora mismo la regulación varía mucho en una empresa que tiene 50 trabajadores y otra que tiene 49. Hay empresas que no pueden soportar esa barrera y en lugar de crecer y contratar al trabajador número 50 lo que hacen es crear otra empresa, eso reduce la economía de escala y limita la negociación de costes en las compras. También hay cuestiones de política energética, de fiscalidad, de parafiscalidad… Y Córdoba no es un caso único de desindustrialización. Lo que mantenemos es que es deseable que ese objetivo de la Unión Europea de alcanzar el 20% en 2020 se cumpla, pero va a ser muy complicado porque es difícil recuperar el tejido industrial y tienen que estar todas las administraciones alineadas (UE, Gobierno, Junta y Ayuntamiento).

-¿Puede frenar o suponer un estorbo para la industria la gran presencia del sector servicios?

-La industria y los servicios son absolutamente complementarios. Hay un ejemplo clarísimo: el AVE a la Meca. Eso viene de un sector servicios que es la ingeniería española que fue la que diseñó ese proyecto y facilitó que haya una industria que esté creando la infraestructura. La terciarización está ocurriendo en toda la UE, también en España, pero aquí hay grandes sectores industriales que pueden actuar de tractor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios