Los sabores de Castilla-La Mancha

  • La Diputación acoge una degustación de los productos gastronómicos de la tierra de Don Quijotel iniciativa La cata de alimentos puso el broche final a la undécima edición de las jornadas Cervantinas organizadas por la casa de Castilla-La Mancha en Córdoba.

Acercar la tierra y los productos gastronómicos de la tierra del manchego más celebre de la historia literaria española, Don Quijote, fue el objetivo que ayer alcanzó la casa de Castilla-La Mancha en Córdoba con una degustación de alimentos típicos de esta comunidad autonóma.

La iniciativa no se limitó a la oferta de los exitosos quesos manchegos, ya que los asistentes pudieron probar productos como el morteruelo, hecho a base de magro, hígado, codillo y manteca de cerdo, liebre, perdiz, gallina, carne de ciervo y ajo morado. A pesar de los cuantiosos ingredientes, procedentes de la caza menor, el aspecto final del morteruelo es una pasta anaranjada que se ha de untar sobre el pan. Junto a este alimento, procedente de la provincia de Cuenca, la casa de Castilla-La Mancha en Córdoba también ofreció perdiz en escabeche, ajo arriero, pisto y morcilla. En la degustación tampoco faltaron los caldos, así como el resolí, un licor de origen árabe que tradicionalmente se tomaba sólo en Semana Santa y que se elabora a base de crema de café, coñac y anís.

Uno de los responsables de la iniciativa, que puso el broche de oro a las undécimas jornadas Cervantinas de Córdoba, es el presidente de la Casa de Castilla-La Mancha en Córdoba, Fernando Tinajero, quien recordó que este colectivo lleva "12 años luchando por mostrar la cultura manchega". Tinajero, que reside en la capital cordobesa desde hace 30 años, destacó también el buen momento por el que pasan las casas regionales, que en buena medida sirven de apoyo y punto de encuentro para aquellos que, como él, se fueron de su tierra. Cerca de un millar de castellanomanchegos residen actualmente en la provincia de Córdoba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios