Un psicólogo define a Bretón como un "gran controlador de las emociones"

El catedrático en Psicología Pedro Hernández, autor del libro Los pasadizos secretos de la mente. José Bretón no es un psicópata, de la Editorial Cultivalibros, destaca que "el gran problema" de José Bretón, el padre que supuestamente asesinó a sus hijos, Ruth y José, hace más de un año en Córdoba, es que es "un gran controlador de las emociones". Así lo manifestó el autor del volumen, en el que "intenta recorrer los pasadizos secretos de la mente de Bretón descubriendo las creencias y teorías, sus moldes o sus heridas profundas que a modo de mal provocan acciones tan inexplicables". "Lo fundamental no es tanto la vida de Bretón, de la que sabemos casi todo", sino "cómo funciona y hasta dónde puede llegar la mente humana", dijo.

El experto apuntó que la mente del procesado "es una de las más interesantes por la complejidad", pues "es una persona muy difícil de definir, muy contradictorio y muy polivalente", de modo que "toda su forma de actuar siempre ha sido contradictoria". Y es que "por una parte es una persona con una carga emocional muy fuerte, como un verdadero volcán a pesar de la frialdad, y al mismo tiempo es una persona que ha hecho sobreesfuerzos por controlarse y encerrar todas su emociones y lo ha hecho desde pequeño", explicó.

Y "polivalente", porque, a su juicio, "cuando actúa lo hace siempre con objetivos muy distintos, por eso no hay manera de pillarlo y engaña tanto". Al respecto, consideró que Bretón "no piensa matar a los niños, sino hacerlos desaparecer", con "alternativas como que los raptaran en el parque o la llamada al centro de adopción", pero "no funcionaba".

"El objetivo es que de alguna manera, aparte de la venganza, quería partir de un punto cero, y por eso escribe mensajes como Ruth no existe'". Al mismo tiempo, "la pérdida de Ruth sería llegar al caos y al vacío", como sostiene el psicólogo, quien apostilló que Bretón "no utiliza un solo fin".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios