La producción de aceite de oliva supera las 245.000 toneladas

  • A falta del cierre de campaña, el balance supera las previsiones iniciales · El rendimiento graso se sitúa en el 19,28%, un punto por debajo de la media

LAS almazaras de la provincia, que este año han podido trabajar a un mejor ritmo gracias a una meteorología más benévola con el campo, han molturado ya 1,2 millones de toneladas de aceituna que han dado como resultado 245.347 toneladas de aceite de oliva. Son datos que la Agencia Española de Aceite de Oliva ha hecho públicos a fecha de 28 de febrero y que suponen un 19,28% de rendimiento graso, un punto por debajo de la media de los últimos años. Aún así, hay que tener en cuenta que este balance es mucho más positivo que el que se manejaba en las previsiones iniciales al comienzo de la campaña. Entonces, la Sectorial del Aceite auguró una producción cercana a las 219.000 toneladas, una cifra que se ha quedado corta según ha evolucionado esta temporada.  

Los datos, como ya se ha apuntado, se refieren a febrero, por lo que poco pueden aumentar ya que la recolección en estos dos meses se ha producido a un ritmo muy alto, quedando poca aceituna por recoger para los siguientes meses, justo lo contrario que la campaña pasada cuando las abundantes lluvias de invierno impidieron trabajar con normalidad hasta el mes de marzo. En cualquier caso, se puede comenzar ya a hacer comparaciones. En la campaña 2009/10 la producción final se quedó en casi 280.000 toneladas y, a falta de los datos de marzo, todo parece apuntar que en este año el balance quedará en unos términos similares. No obstante, los problemas del sector no tienen que ver con los niveles de producción, sino con los bajos precios en origen, ya que en estos momentos lo que están percibiendo los agricultores está por debajo de los costes, pues apenas alcanzan los dos euros por kilo. Lo más complicado es que esta situación se repite ya por tercer año y, a pesar de que las dos últimas campañas también se han iniciado sin excedentes en las almazaras, los preciso siguen por los suelos y no dan un respiro a los agricultores que dependen de este sector.

En estos momentos, en las zonas donde la recolección ha sido más retrasadas se realizan las labores de poda y eliminación de residuos, mientras que en las más adelantas se hacen labores de control de malas hierbas. En todos los casos, según el informe de coyuntura agraria de la Junta de Andalucía, el aspecto del olivar es bueno, ayudado por la abundancia de lluvias este año y por no haberle hecho daño al olivo durante la recolección debido a la facilidad de desprendimiento del fruto. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios