Los problemas de obesidad se duplican después de la Navidad

  • El Servicio de Endocrinología dice que todas las semanas se diagnostican entre 40 y 50 casos nuevos a la semana, un incremento que ya ha "saturado" las consultas

Se aproximan fechas críticas para el Servicio de Endocrinología del Reina Sofía. A las ya de por sí saturadas consultas, se sumará previsiblemente un 50% más de actividad tras la Navidad debido a los excesos con la comida que se suelen cometer en estas fechas. Así lo advirtió el responsable de dicho servicio, Pedro Benito, quien aclaró que después de la Pascua se produce una avalancha de pacientes con descompensaciones que visitan al especialista cuando las fiestas concluyen.

Debido a la gran demanda, el Reina Sofía ha tenido que ampliar su número de consultas para responder a todas las peticiones, pero, como el problema no para de crecer, actualmente hay que aguardar alrededor de un mes para visitar al especialista. Pedro Benito es consciente de que la obesidad constituye la gran epidemia del siglo XXI y se ha convertido en un problema de salud de primer orden que puede afectar a una cuarta parte de la población. Además, este problema cada vez perjudica más a los niños y, de hecho, los casos de diabetes infantil se han duplicado precisamente por este motivo. De cada cien personas que pasan por el Servicio de Endocrinología, 60 lo hacen porque sus kilos de más se han convertido en un auténtico problema para su salud.

Como consecuencia de este goteo continuo de nuevos casos de gordura, el Reina Sofía ha tenido que crear una consulta dedicada exclusivamente a pacientes con obesidad y otras dos más de nutrición en horario de tarde en el Hospital Provincial, donde se dan las pautas para llevar una buena higiene alimentaria. Tanto es así que el servicio que dirige Pedro Benito diagnostica entre 40 y 50 nuevos casos de obesidad a la semana, unas cifras que reflejan la magnitud del problema.

A este exceso de trabajo, hay que añadir los problemas de los pacientes, que ahora están controlados pero que durante la Navidad regresarán al hospital -tanto a las consultas programadas como a Urgencias- por diabetes descompensada, hipertensión, colesterol alto e, incluso, problemas circulatorios y cardiacos, unas dolencias que constituyen la primera causa de muerte de España. Por ello, el Reina Sofía no se cansa de advertir del riesgo que conlleva cometer excesos durante la Pascua, y el doctor Benito apeló al autocontrol y al sentido común para evitar alteraciones metabólicas que pueden acabar incluso en un ingreso.

El jefe de Endocrinología insistió en que una vida saludable no se consigue de un día para otro, sino que pasa por adoptar una alimentación reglada y constante, así como realizar actividad física de forma frecuente. La Navidad es una de las fechas más propicias para reunirse con la familia en torno a una mesa repleta de alimentos, pero hay que lograr llegar a un equilibrio entre lo que se come y lo que se quema.

Pero no sólo engorda la comida, sino también las bebidas alcohólicas y la espirituosas que, además, constituyen un factor de riesgo de pancreatitis. Otra de las recomendaciones para no ganar kilos de más es realizar las cenas, al menos, dos horas antes de irse a la cama para que se realice una adecuada digestión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios