La playa, a una hora de casa

  • Muchos cordobeses olvidan por unos días el coche y aprovechan los nuevos servicios de Avant y AVE que se ofrecen desde este año para acudir a sus vacaciones

El verano es época de idas y venidas. Uno de los lugares donde mejor se puede reflejar esto es en la estación de trenes, donde constantemente se cruzan viajeros cargados de equipaje dispuestos a comenzar sus vacaciones con otros que acaban de poner fin a las mismas y que se disponen a regresar a la rutina diaria. En este periodo estival, dicho contraste se ve más acentuado si cabe que en otros años, ya que es el primero en el que está en funcionamiento la alta velocidad que conecta Córdoba con Málaga, el destino por excelencia de la mayoría de cordobeses durante los meses de julio y agosto. La posibilidad de llegar a la Costa del Sol en apenas una hora hace que sean muchos los que se estén decantando este verano por utilizar este medio de transporte, que une ambas ciudades con nueve trenes AVE y siete Avant tanto en la ida como en la vuelta.

En la estación de Córdoba no dejan de aparecer viajeros desde primera hora de la mañana dispuestos a comenzar sus vacaciones en la Costa del Sol. Una de las personas que aguarda el momento de subirse al tren Avant procedente de Madrid es Miguel Ángel López, un joven cordobés que se dirige junto a su familia a Torremolinos, donde pasarán dos semanas de descanso. Para López, que utiliza por primera vez este servicio, la principal ventaja del transporte en tren es que "evitas coger el coche y meterte en uno de los típicos atascos de esta época del año". En la misma línea se manifiesta José Gómez, un vecino del barrio de Lepanto que ha decidido dejar aparcado este año el vehículo y no llevárselo a Benalmádena, donde pasa habitualmente las vacaciones junto a su mujer y sus hijos. "No sólo evitas el tráfico sino que también supone viajar con una comodidad que no tienes cuando vas en el automóvil", apunta Gómez, que a su llegada a Málaga tiene pensado tomar un tren de cercanías a Benalmádena.

También es fácil encontrarse en estos días a quienes optan, a falta de vacaciones, por realizar simplemente una escapada a las costas malagueñas. Éste es el caso de la pareja formada por Adolfo Rodríguez y Eva Camacho, que visitarán Nerja durante un par de días. "Antes te lo pensabas más a la hora de hacer estos viajes porque no merecía la pena coger el coche para tan poco tiempo, pero ahora es más cómodo y todo queda más cerca". Camacho asiente ante las palabras de su novio y además destaca la solución que el tren supone, "ya que te olvidas de algunos problemas como el aparcamiento". También son muchos los que se decantan por el nuevo servicio Avant para realizar visitas a la playa de un solo día. El precio del billete de ida, de 19,05 euros, se ve acompañado por una rebaja del 20% en el billete de vuelta si se regresa en el mismo día.

Mari Carmen Lubián, del barrio de Ciudad Jardín, comienza sus vacaciones y se incorpora a las playas malagueñas junto al resto de su familia, que ya está instalada en su apartamento de Fuengirola. Las facilidades que ofrece la alta velocidad suponen una gran alternativa en estos casos, puesto que como dice Lubián "así evito que mi marido tenga que venir hasta Córdoba a recogerme, ya que yo no tengo coche".

En la estación María Zambrano de Málaga, el trasiego de viajeros es mucho mayor y la presencia de extranjeros y madrileños se deja notar por encima de los cordobeses. Encontrar aquí a alguien de Córdoba suele ser sinónimo de fin de vacaciones. Aunque lo bueno se acaba, en general los viajeros se toman de la mejor manera posible el final del periodo vacacional. Éste es el caso de Irene Portillo y Aída García, dos chicas que han pasado 10 días junto a otras amigas en las playas de Torre del Mar. Aunque en breve ambas tendrán que retomar sus respectivos trabajos, las jóvenes no descartan volver a pasar un fin de semana de lo que queda de verano a la playa, ya que, como dice Portillo, con el AVE "ahora llegas en un momento y sí merece la pena".

Emilio González, del barrio de Santa Rosa, volverá al trabajo la semana que viene pero regresa antes de la playa para "asimilar mejor la vuelta al trabajo". "Los primeros días tras las vacaciones son los más complicados y es mejor volver a la rutina unos días antes para ir habituándose", indica. Juan Manuel García es otro de los cordobeses que finalizan sus vacaciones junto a su familia y que este año han optado por desplazarse en el tren. En su caso, durante las tres semanas de descanso en Málaga, la solución para moverse fue el servicio de cercanías, que conecta con trenes cada 20 ó 30 minutos a numerosas localidades costeras. Para García, asiduo de la Costa del Sol y que hasta ahora siempre había acudido a ella en coche, la experiencia de viajar en tren "ha sido muy positiva" y asegura que el año que viene volverá a decantarse por esta opción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios