La patronal del taxi expedienta a un taxista agredido por un compañero

El taxista Antonio Gómez Ventura denunció ayer a El Día un hecho que, en su opinión, por "sorprendente" cae en lo "absurdo". Y es que la Asociación Provincial de Trabajadores Autónomos de Auto-Taxi y Radio-Taxi le ha abierto un "expediente sancionador" tras ser agredido por un compañero. Los hechos se remontan al 26 de julio de 2007, cuando Antonio Gómez tuvo una discusión con M. P., también taxista, en la parada del Hospital Reina Sofía. Según recoge la sentencia, todo comenzó cuando Gómez le solicitó ayuda a M. P. para atender a una anciana con problemas de movilidad que pretendía desplazarse a su domicilio en taxi y éste se negó. Al cabo de veinte minutos, ambos profesionales coincidieron en la parada de la calle Osario, donde Gómez "le dirigió la palabra a M. P. para recriminarle su anterior actitud", ante lo cual éste, según recoge la sentencia, "fue en su busca, golpeándole en el pecho con los dos puños y cogiéndole del cuello".

A consecuencia de esta agresión, Antonio Gómez sufrió lesiones consistentes en "eritemas en cuello y parte del tórax y trastorno de ansiedad", por lo que precisó asistencia facultativa. El fallo de la sentencia condena a M. P. a treinta días de multa con una cuota diaria de ocho euros.

Tras tener la sentencia en su poder, Antonio Gómez se dirigió a la asociación con la intención de que se le abriera un expediente interno a su agresor. Sin embargo, la junta directiva de este colectivo "tiene a bien abrir un expediente sancionador" al propio Gómez "por los hechos acaecidos y probados según la sentencia" que el denunciante aportó. Gómez Ventura aseguró que no sale de su asombro desde el lunes y que no entiende como él, que ha sido la víctima, puede aparecer en el parte del colectivo como denunciado por infringir el artículo 33 de faltas graves del régimen disciplinario del estatuto de la asociación, el cual recoge los actos de desconsideración manifiesta hacia los compañeros en el ejercicio de la actividad profesional.

Gómez señaló que con este expediente el colectivo quiere "tapar las faltas de respeto que existen entre los compañeros taxistas" y que "no se ensombrezca la imagen profesional que quieren trasladar a la sociedad".

Por este motivo, Gómez, quien no descarta algún tipo de represalias por parte del colectivo por acudir a denunciar los hechos en este diario, señaló que la asociación pretende castigarle por haber denunciado a un compañero. En este punto, Gómez afirmó que la asociación dice que ha expedido este parte tras haber escuchado la versión de un miembro de la junta directiva que durante el proceso judicial "no aparece como testigo", algo que "no tiene sentido". Asimismo, este profesional del taxi manifestó que el presidente de la asociación, Miguel Ruano, le dijo que "el proceso normal es que los dos implicados aparezcan como denunciados en el parte", algo que Gómez tampoco ve "lógico". Antonio Gómez afirmó que desde el pasado mes de julio "vive una tortura", porque tiene que demostrar a sus compañeros cada día que él es la víctima. Por su parte, el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos del Taxi, Miguel Ruano, no quiso hacer declaraciones puesto que considera que no tiene que dar explicaciones sobre un proceso interno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios