Los padres de los centros públicos piden reducir la cifra de escolares por aula

  • FAPA-Ágora critica la saturación de los colegios de la zona Centro y Ciudad Jardín

El presidente de la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de centros públicos -FAPA-Ágora-, Francisco Mora, reconoció ayer que es necesario reducir el número de alumnos por aula para evitar que algunos colegios se saturen, a tenor de las listas de alumnos admitidos para el próximo curso escolar que hizo públicas el pasado lunes la Delegación de Educación.

Estos listados reflejan que dos de cada diez solicitudes han sido rechazadas en el primer centro elegido para el primer curso de Educación Primaria, lo que obliga a los padres a matricular a sus hijos en el segundo centro elegido en la solicitud. El reparto de estos alumnos en centros ubicados en la misma zona es una de las mejores soluciones que encuentra Mora para dar salida a la alta demanda que registran y, por eso, subrayó que "cualquier colegio público tiene la misma calidad que otro". El presidente de FAPA-Ágora criticó el hecho de que algunos centros públicos tengan demasiados escolares, como los de la zona Centro y los de Ciudad Jardín. Para Mora es necesario crear más aulas de forma "puntual en alguno de estos centros -dada la demanda de solicitudes que registran-, siempre que no se perjudique al resto".

Lo que también evidencian los datos es que determinados colegios de carácter público concentran la mayor demanda de solicitudes por lo que no pueden dar respuesta a todos, aunque siempre en menor medida que los centros de régimen concertado, ya que la respuesta positiva supera el 80% en todos los cursos de Infantil, Primaria y Secundaria.

El presidente de FAPA-Ágora también hizo referencia al Plan de Calidad y Mejora de los Rendimientos Escolares aprobado por la Consejería de Educación, que apenas ha contado con el apoyo del 30% del profesorado en la provincia. Mora se mostró a favor del desarrollo del programa porque "es bueno que a los profesores que se impliquen en la mejora se les aumente el salario". El citado plan establece el pago de incentivos económicos anuales para cada profesor de los centros públicos siempre que su alumnado consiga una serie de objetivos educativos. "Todos los centros tienen que adherirse al proyecto", indicó Mora, quien culpó del elevado rechazo de los docentes al "desconocimiento". Para desarrollar el plan, la Junta hizo que cada centro realizase una consulta en su claustro, en la que era necesaria la respuesta de dos tercios del mismo. Para Mora esta opción no es la más adecuada porque "se trata de una norma de la Junta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios