francisca daza. directora de la escuela politécnica superior de belmez

"Un máster oficial en la Universidad es la mejor opción para un graduado"

  • Es la primera mujer que se pone al frente de un centro que supera los 90 años de vida y defiende que las ingenierías "no son difíciles" y que tienen un elevado índice de empleabilidad

La directora de la Escuela Politécnica Superior de Belmez, Francisca Daza, durante su entrevista concedida 'el Día'. La directora de la Escuela Politécnica Superior de Belmez, Francisca Daza, durante su entrevista concedida 'el Día'.

La directora de la Escuela Politécnica Superior de Belmez, Francisca Daza, durante su entrevista concedida 'el Día'. / reportaje gráfico: jordi vidal

Francisca Daza (Belmez, 1967) es la nueva directora de la Escuela Politécnica Superior de Belmez de la Universidad de Córdoba (UCO), un centro al que llegó tras terminar la carreta de Ciencias Económicas como profesora ayudante. De eso ha pasado ya más de un cuarto de siglo y, ahora es su máxima responsable. Tiene bastantes objetivos, como el de potenciar la excelencia en la formación del alumnado, incorporar nuevos títulos y la internacionalización del centro.

-Doctora en Ciencias Económicas y actual directora de la Escuela Politécnica Superior de Belmez, ¿por qué decidió hacer estos estudios?

-Me gustaba mucho el tema de la empresa, de gestión y también me atraían las matemáticas y las materias específicas de esa carrera. Comencé en la Escuela Politécnica de Belmez hace 26 años y entré como profesora ayudante, una figura que ya no existe; tenía recién acabada la carrera y sólo tenía la experiencia de un mes en un banco; es decir, que entré muy joven. Luego me presenté a las oposiciones, conseguí la categoría de profesora titular de Escuela Universitaria y después realicé la tesis doctoral. Tras obtener el título de doctora he seguido investigando en el campo de la organización de empresas en el departamento de Estadística de la escuela. Además, he sido secretaria de ese departamento durante tres años y los últimos cuatro años he sido secretaria académica de la escuela.

-Y ahora, es la primera mujer al frente de este centro, que tiene más de 90 años, al ganar las elecciones. Su candidatura, además, fue la única.

-Es cierto que soy la primera directora en más de 90 años de historia del centro, pero me siento muy apoyada e integrada en el equipo. En mi candidatura, también cuento con un equipo mayoritariamente de mujeres; es algo que no creo que sea ni positivo, ni negativo. Me siento arropada por toda la escuela .

-No es la única mujer al frente de una escuela en la UCO, otra de ellas es Rosa Gallardo, en la Etsiam, mientras que Julia Muñoz es la decana de Ciencias del Trabajo y María del Mar García Cabrera de Ciencias de la Educación. ¿Ha llegado el momento de la mujer en el seno de la UCO?

-Sí, ha llegado el momento de que la mujer ocupe cargos de gestión que antes eran específicos de hombre, pero también nos lo estamos ganando. Es una gran responsabilidad responder a esa confianza, que es lo que a mí me ha impulsado. Tengo un respaldo y confianza a los que responder. Las mujeres tenemos cualidades y hasta ahora se nos habían cerrado algunas puertas, pero no por ser mujer no están dando pie, nos lo estamos ganando a base de mucho trabajo.

-¿Y por qué decidió presentarse a las elecciones?

- La razón principal es el gran cariño que siento por el centro, a la que considero mi escuela. Me siento orgullosa de pertenecer a ella, a la que he unido mi vida, mi docencia y mi investigación. Estoy convencida de la calidad humana y la cercanía de todas las personas que forman parte de la escuela y también del ambiente en el que desarrollamos nuestro trabajo día a día, con lo que conseguimos que nuestro propio desarrollo personal sea único. En todo momento he mantenido un sentido de permanencia e identidad con la escuela y con la familia que formamos. Por ello y por la ilusión que tengo por contribuir al progreso y crecimiento de la escuela decidí presentarme a la dirección. Es un reto que asumo con mucha ilusión y responsabilidad.

-¿Y cómo se las apaña una doctora en Económicas para dirigir una Escuela Politécnica Superior como esta?

-¿Quién mejor para tener capacidades en dirección? La Universidad no deja de ser una empresa. Aquí hay aspectos muy importantes a la hora de llevar una escuela universitaria de gestión económica, de organización y de promoción y también de marketing. De hecho, la asignatura que yo imparto es Organización y gestión de empresa y es básica en todas las ingenierías; es muy importante porque los ingenieros tienen capacidad de dirigir una empresa. Es una formación multidisciplinar y con salidas laborales muy versátiles: en consultoría, ejecutando obras, explotando recursos naturales o también en la docencia. La gestión económica es muy importante y determinante en un proyecto, junto a la programación en el tiempo.

-¿Qué retos se plantea al frente del centro?

-Hemos hecho un proyecto de dirección ilusionante, integrador y algo avaricioso también. El reto prioritario es potenciar la excelencia en la formación. Creemos que lo que da más valor a la escuela son los alumnos, su cualificación y empleabilidad, que vamos a potenciar. La escuela se ha caracterizado por una ser un centro con una formación de mucha calidad, personalizada e internacional. La formación práctica y, el hecho de no tener masificación en las aulas, nos permite tener una formación casi individualizada y lo tenemos que potenciar. Siempre nos hemos caracterizado por tener esa formación muy práctica y queremos ampliar la relación con las empresas y las convenios. Es esencial tener una estrecha relación con el sector empresarial. No sólo para las prácticas, sino también para implicar a las empresas en la formación del alumnado.

-Ese es también uno de los retos que se marca el sector universitario en los últimos años.

-Sí, es por donde se puede obtener la mejor empleabilidad. Si tenemos la implicación de las empresas, nuestros alumnos van a salir mejor formados para el mercado laboral. Lo que queremos es formar a profesionales altamente cualificados y competitivos y que tengan una alta empleabilidad. También queremos potenciar la internacionalización de la escuela. Un factor diferencial es que todos los alumnos de la escuela pueden hacer una beca Erasmus al no estar masificada y pueden hasta elegir destinos, no como en otros centros.

-Hace referencia al alumnado, pero el centro ha perdido muchos en los últimos cursos.

-Todas las ingenierías han sufrido un bache. Y los alumnos de Bachillerato no tienen que tener miedo a las ingenierías; la nota de corte es un 5. Nuestra tasa de éxito y rendimiento, que se traduce en el número de aprobados, está en torno al 85 y el 90%. La Ingeniería no es difícil. Creo que hay un desconocimiento de las salidas profesionales de los títulos. Es fácil encasillarlo en un aspecto, pero hay mucha variedad. Por eso, es prioritario y es otro de nuestros objetivos mejorar el posicionamiento de la escuela.

-¿Esa mejora en el posicionamiento de la escuela en que se traduce?

-En el nuevo equipo de dirección hay mucha ilusión y ganas de trabajar e ideas nuevas. Y una de nuestras prioridades es la de mejorar el posicionamiento del centro con el marketing profesionalizado. Vamos a promocionar más nuestra escuela, vamos a hacerla más visible para que seamos un centro de referencia nacional e internacional, aunque ya lo somos en cierto modo. Hemos cambiado el logo, y también la identidad corporativa de la escuela porque queremos una renovación y hay que reinventarse. Estamos implicando a todo el profesorado, al personal de administración y servicios y al alumnado, que tiene mucha iniciativa y se implica mucho. Formamos una verdadera familia.

-¿La pérdida de alumnos ha provocado cierto temor a que se pudiera llegar a cerrar el centro después de casi un siglo de vida en Belmez?

-No he sufrido nunca una amenaza de cierre, al contrario, desde el Rectorado siempre nos han apoyado y han puesto incentivos como un autobús desde Córdoba a Belmez, en las mismas condiciones que está el Campus de Rabanales porque cuesta sólo un euro y tarda 45 minutos; tiene tres sitios de recogida en Córdoba. Las condiciones son similares a llegar a Rabanales. Otro de los incentivos han sido las becas de alojamiento en la residencia de Belmez. Hasta ahora todo han sido incentivos y apoyos desde el Rectorado para que la escuela crezca. Tampoco queremos un centro masificado. Nuestra prioridad es la calidad en la docencia y la mejor cualificación para nuestros alumnos. Queremos crecer y también queremos tener más títulos porque abarcamos diversas ingenierías.

-¿Cuál es la actual oferta académica de la escuela?

-Actualmente impartimos el grado de Ingeniería Civil, el de Recursos Energéticos y Mineros y un doble de ambos y nos han concedido el máster de Ingeniería de Minas. Pero está claro que tenemos que crecer y abarcar más ramas de la Ingeniería. Teníamos aprobado por el consejo de gobierno de la Universidad el título de Edificación y era a coste cero. Dependía de la Junta y no nos lo dio, aunque lo seguiremos pidiendo, pero no nos cerramos a otros títulos y que podamos integrarlos en la escuela. Lo tenemos que estudiar y vamos a solicitar un nuevo título de grado y otro de posgrado, del que ya que tenemos el plan de estudio, pero también dependemos de la Junta para su aprobación. Se trata de un máster de Caminos, canales y puertos. También queremos ofertar un nuevo grado doble con otros centros de la UCO; este próximo curso ofertaremos un doble grado de Energía en colaboración con la Escuela Politécnica Superior de Córdoba. Es ese sentido donde queremos progresar.

-Entonces, ¿qué futuro le depara a este centro?

-Soy muy optimista con el futuro porque en los dos sectores que ofertamos en Ingeniería -el de las energía renovables y la energía civil- las expectativas son muy positivas. Hay razones de peso para ser optimista.

-¿Puede detallar cuáles son esas razones de peso?

-Por ejemplo, en la Unión Europea se está fijando un canon del 30% de energía renovable para el periodo de 2020-2030, con lo que las energías renovables tienen que crecer, van a necesitar profesionales y van a generar mucho empleo. Es una imposición comunitaria y algo que cumplir. Y ya, uno de los grados que ofertamos es el de Ingeniería en Recursos Energéticos. En el caso de la Ingeniería Civil, la crisis ha hecho daño a muchos sectores, pero ahora estamos en crecimiento económico y es uno de los sectores más vinculados a la innovación y crecimiento de un país; también va a crecer y se va a invertir más en infraestructuras. Se augura un futuro de generar más empleo y estas titulaciones ya tienen una alta empleabilidad. Esto va a ser más positivo.

-Alude a más grados y másteres, justo en plena polémica nacional respecto a estos últimos títulos.

-La Universidad de Córdoba tiene un proceso de formación y evaluación elevados. No tenemos nada que ver con eso, ni temer situaciones ilegales o abusivos. Esto daña en el nombre a la Universidad. Los másteres oficiales en una Universidad es la mejor opción para un graduado porque te dan paso al doctorado. Son títulos oficiales, de profesionales totalmente cualificados y tenemos una gran experiencia.

-El rector de la UCO, José Carlos Gómez Villamandos, ha anunciado que se presenta a su reelección, ¿qué balance hace de su mandato?

-El balance es muy positivo y en la escuela hemos tenido el respaldo del equipo rectoral. Ellos han apostado por la escuela y le han dado valor. Nos ha puesto a disposición algunos incentivos como ya he dicho antes: el transporte exclusivo con Córdoba a diario para que el centro no se vea algo aislado. Estamos muy cerca y somos parte de la Universidad. Son incentivos que reflejan una apuesta clara, sincera y fuerte por nuestro centro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios