cruz conde 12

La maraña de Caballerizas

  • Acuerdo. El Ayuntamiento llega a la cuarta prórroga de cesión del edificio sin un convenio cerrado y con la duda del futuro de Córdoba Ecuestre, que reclama el espacio por antigüedad

Un momento de la celebración de Cabalcor en Caballerizas. Un momento de la celebración de Cabalcor en Caballerizas.

Un momento de la celebración de Cabalcor en Caballerizas. / el día

Otra prórroga -y van cuatro- se ha firmado entre el Ayuntamiento y el Ministerio de Defensa para permitir que Caballerizas Reales siga con su actividad a través de Córdoba Ecuestre. Otra solución provisional y así llevamos varios años aunque el cogobierno se esmera ahora en decir que esta vez la interinidad será por poco tiempo y que en un plazo de seis meses podrá estar ratificado el acuerdo que parece definitivo. Se aceptan apuestas sobre si en octubre de este mismo año volveremos a hablar de este asunto.

La cuestión es que llueve sobre mojado en el asunto de Caballerizas. El histórico edificio, ubicado en un enclave privilegiado junto al Alcázar de los Reyes Cristianos y la entrada al barrio de San Basilio, se sitúa en una situación provisional desde hace 15 años, ya que fue en 2001 cuando la entonces alcaldesa Rosa Aguilar firmó un convenio con el Ministerio de Defensa para la cesión del inmueble. La concesión era por 75 años y a cambio de unos terrenos en Turruñuelos que la Administración central quería para unas instalaciones deportivas. El desarrollo del acuerdo nunca llegó a materializarse y, mientras tanto, Córdoba Ecuestre -que ocupa el edificio y desarrolla varias actividades- ha pedido más autonomía para poder crecer y dar más protagonismo al mundo del caballo en la ciudad. En medio ha habido varios intentos de mejorar el acuerdo, un conato de privatización y el planeamiento de dudas jurídicas por parte del actual cogobierno municipal, pero la realidad es que se trata de un inmueble que ahora está infrautilizado porque la entidad concesionaria, Córdoba Ecuestre, tiene poco margen de maniobra con la situación actual. De la permuta se pasó en la posibilidad de una tasación y que el Ayuntamiento pagara por el inmueble. Ahora parece que vuelve la idea de intercambiar el espacio por terrenos, en este caso en el Zoco.

Hay otros asuntos, como la Farmacia Militar o la Zona, en la Trinidad

De manera paralela al proceso de cesión, Córdoba Ecuestre ha mantenido su propia guerra al defender que se han ganado por derecho quedarse en el histórico edificio. Sin embargo, esta cuestión tampoco parece tan clara, al menos jurídicamente. El melón que se abra a partir del momento en que Caballerizas sea municipal será otra historia. Córdoba Ecuestre no está dispuesto a marcharse y hay que tener en cuenta que se trata de un edificio más que goloso para otros colectivos que también trabajan en el mundo del caballo.

Pero hay otras cuestiones pendientes con Defensa. En tres años no se ha podido llegar a ningún acuerdo con Caballerizas, que ciertamente es lo que más urge. La primera prórroga para este cogobierno se consumió sin prácticamente haberlo intentando y en este segundo intento parece que ha habido más encuentros, pero el resultado a efectos prácticos es el mismo. Al margen del edificio del Alcázar, como se ha dicho, hay otras asuntos pendientes como la Farmacia Militar, de la que depende el futuro proyecto del mercado de Lepanto, o el edificio de la Zona, en la Trinidad. Se dijo que Defensa quería convertir ese último en un hotel pero por el momento se trata de un inmueble que tampoco está en uso. El Ayuntamiento y el Ministerio tienen otro año para negociar, aunque la intención es llegar a un acuerdo en seis meses. ¿Se logrará? La cosa está difícil pero no imposible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios