El legado inmortal de Averroes

  • La Asociación de Informadores Técnicos Sanitarios entrega su máximo galardón a la atleta paralímpica Teresa Perales Fernández, una zaragozana que cuenta con un palmarés de 22 medallas olímpicas

Teresa Perales Fernández es la imagen de la valentía y la constancia, un espejo al que cualquier deportista debería mirarse por su capacidad de superación y por su envidiable palmarés. Esta atleta  zaragozana de 36 años se hizo ayer con el Premio Extraordinario de Oro Ciudad de Córdoba, que cada año entrega la Asociación de Informadores Técnicos Sanitarios a personas o colectivos que encarnen en la actualidad los valores del filósofo de Al-Ándalus. Y Teresa Perales, que cuenta con un palmarés de 22 medallas olímpicas, entre ellas seis oro, es un buen ejemplo.

"El sueño de nuestra heroína aragonesa, de nuestra abanderada de España, voz de los atletas discapacitados, pregonera de la Virgen del Pilar, Hija Predilecta de Zaragoza, condecorada con la Real Orden del Mérito Deportivos, se ha convertido en realidad", destacó el presidente de la comisión organizadora de los galardones, Antonio Campos. A los 19 años, Teresa Perales perdió la movilidad desde la cintura a causa de una neuropatía, pero ello no la amedrentó para seguir volcada con el deporte. Su consagración llegó en el año 2000, en los Juegos Paralímpicos de Sydney, aunque fue en Atenas 2004 cuando se produjo su actuación más destacada, con tres bronces, una plata y dos oros.

Junto a esta deportista de elite, otras tres personalidades recibieron ayer en el Teatro Góngora el premio Averroes en sus tres modalidades: el doctor Manuel Tena-Sempere en Ciencias Médicas; el catedrático Desiderio Vaquerizo en Ciencias, y el Banco de Alimentos Medina Azahara en el apartado de Valores Humanos. "Es una familia que podríamos definir como la unión entre la firmeza y la perseverancia en defensa de los derechos humanos", describió Antonio Campos sobre el Banco de Alimentos. Su programa Por una Córdoba sin hambre atiende a un total de 210 instituciones, lo que representa una población de más de 25.300 personas, que reciben alimentos a diario. Su presidente, Luis Moreno, alienta a la colaboración: "Miramos el futuro con optimismo y confiamos en que llegue pronto una solución a los problemas actuales y baje considerablemente el número de necesitados y que el Banco de Alimentos no sea tan necesario porque cada persona haya encontrado la forma de ganarse el sustento con su trabajo".

Desiderio Vaquerizo nació en Herrera del Duque (Badajoz) en 1959. A los 14 años dejó su tierra natal para trasladarse a Córdoba, donde ingresó como alumno interno en la Universidad Laboral. En 1981 se licenció en Geografía e Historia, y a partir de ese momento inició una brillante carrera que ha ayudado a desencriptar el pasado de Córdoba y Andalucía. Desde su cátedra de Arqueología, dirige un "bello mensaje": "La arqueología somos todos". Como investigador, considera esta materia como una ciencia, como una profesión y como un arte, una visión global que le ha valido el Averroes de Oro.

Autor de más de 215 publicaciones en revistas internacionales de alto impacto en áreas de Endocrinología y Metabolismo, Reproducción, Nuerociencias y campos afines, para el profesor Tena-Sempere, la Fisiología de hoy es la medicina de mañana, pues se enfrenta a nuevos y desconocidos probleblas. "Hoy todos nos sentimos orgullosos de este merecido galardón que le ha sido otorgado a un eminente científico", destacó el presidente de la comsión organizadora de los Averroes. Nacido en Córdoba en mayo de 1969, Manuel Tena-Sempere, se licenció con Premio Extraordinario en 1993. Su equipo de investigación centra sus esfuerzos en el análisis de los mecanismo moleculares y hormonales por los que se regulan funciones corporales como el balance energético, el metabolismo o la pubertad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios