La instrucción del derrumbe de Santa Marina llega a su fin tras dos años

  • Sólo falta un informe forense sobre las secuelas de los hijos del matrimonio fallecido

La instrucción del caso del derrumbe, en febrero de 2007, de una casa en Santa Marina, que provocó la muerte de un matrimonio, concluirá, casi dos años después, con la inclusión en el sumario de los informes sobre las secuelas físicas y psicológicas que presentan los hijos de los fallecidos. El abogado de parte de los familiares del matrimonio fallecido, Eduardo Villarejo, explicó que, salvo que alguna de las partes pida la práctica de más pruebas, habrá concluido la fase de instrucción del caso y se determinará entonces cómo, en base a qué delitos y contra quiénes se abre juicio oral. Por el juzgado han pasado ya distintos testigos, afectados, peritos y ocho personas que prestaron declaración en calidad de imputados y relacionadas con la obra del solar lindero con la casa derrumbada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios