La importante caída en la cosecha de miel convierte en imposible reactivar los precios

  • El coste en origen de la variedad milflores ha caído un 30% respecto a finales de 2015 y el mercado de mielatos se encuentra estancado

Las altas temperaturas y la ausencia de lluvias han provocado que la campaña apícola 2015/2016 haya sido nefasta, provocando una reducción a nivel nacional de hasta un 40% respecto a la media de un año normal (que es de entre 30.000 y 33.000 toneladas), según informó la organización agraria COAG. La organización agraria destacó que las mieles claras han sufrido una acusada reducción de la producción (entre el 30 y el 40% en milflores y hasta un 80% en determinadas monoflorales). En mieles oscuras, el recorte se estima entre un 20 y un 30% respecto a una cosecha normal.

"A pesar de la mala cosecha, la industria envasadora continúa con su estrategia de paralizar de forma intencionada la compra de miel española para mantener el hundimiento de los precios", apuntó al respecto Ángel Díaz, responsable del sector apícola de COAG. "Tal y como se preveía a finales de la campaña pasada, durante la recolecta de 2016 esta situación se ha agudizado hasta provocar caídas de precios en origen alarmantes para el sector ya que, por primera vez en años, las cotizaciones se encuentran por debajo de los costes de producción (2,65 euros el kilo)", sentenció. El responsable del sector apícola de COAG incidió en que desde noviembre de 2015 los precios de la miel milflores han caído un 30%. "En el caso de las variedades de máxima calidad, como los mielatos, el mercado se encuentra paralizado". apuntó. COAG denunció que, mientras tanto, los industriales siguen aumentando las importaciones de miel de baja calidad, "aunque en 2016 se observa un cambio de estrategia: los operadores se han interesado mucho en diversificar las puertas de entrada de la miel china en España para enmascarar el origen real". Desde la organización agraria insistieron en que, "tanto es así, que de enero a junio de 2016 han caído las importaciones de miel originaria de China, al tiempo que se han incrementado significativamente las procedentes de Portugal (a 1,45 euros el kilo), Argentina (a 1,87 euros el kilo) y Uruguay (a 2,16 euros el kilo)".

Precisamente, hace unos meses se conoció que la importación de miel creció un 25% tan sólo en un año, por lo que ahora más que nunca es una seria amenaza para el sector. Debido a este incremento, las cooperativas apícolas integradas en Cooperativas Agroalimentarias trasladaron al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) su preocupación ante "la grave situación por la que está atravesando el sector en estos momentos fundamentalmente por el descontrol que se está produciendo en la importación de mieles ". Según los datos oficiales de Comercio Exterior, las importaciones de miel en el año 2015 se incrementaron un 25% con respecto a 2014 (desde las 24.500 toneladas a las 30.600) y casi un 40% con respecto al año 2013 (22.100 toneladas). China continúa siendo el principal origen de nuestras importaciones, con una cuota próxima al 60%, y el volumen de miel importada continúa creciendo, un 16% en el último año. A los problemas sanitarios a los que se están enfrentando los apicultores, que conllevan un aumento de la mortalidad de las abejas, habría que sumarle estos problemas comerciales, que junto con la caída de la producción inciden en los precios.

Y todo ello en una provincia, la cordobesa, donde la actividad apícola se ramifica por toda ella, ya que hay explotaciones en 44 de los 75 municipios de Córdoba, siendo las comarcas del Parque Natural de la Sierra de Hornachuelos, las del Parque de Cardeña-Montoro, las Sierras Subbéticas y Los Pedroches las que cuentan con mayor número de asentamientos de las colmenas. Destaca el municipio de Hornachuelos, con 120 explotaciones y con el 60% del censo apícola de la provincia. La apicultura es una actividad que mueve en la provincia de alrededor de 1,2 millones de euros y de la que viven unas 250 familias. Córdoba además cuenta con más de 43.000 colmenas que producen al año unas 675 toneladas de miel.

La última campaña hasta ahora fue tachada por los apicultores cordobeses como "ruinosa", ya que la recogida de miel se situó en torno a un 40% de lo alcanzado en un año normal, que son unos 30 kilos por cada colmena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios