La flor de Pascua vuelve a casa

  • La poinsettia, pascuero o flor de pascua de color escarlata se ha convertido en un elemento esencial y tradicional en cualquier hogar durante la época navideña l Origen Esta planta originaria de México gozaba de un gran simbolismo para la cultura azteca como ofrenda a los dioses.

La flor de pascua se cultiva como planta de interior y se comercializa especialmente en la época navideña cuando la planta alcanza una mayor vistosidad.

En estos días la flor navideña por excelencia inunda nuestros hogares siendo la de color rojo la más adquirida. Sin embargo, en los últimos años están proliferando otros colores como el amarillo, el blanco o el rosa fucsia dando un toque de color original a las estancias donde las ubicamos. El establecimiento Mónica Floristas lleva 30 años vendiendo plantas. Josefina Barroso, empleada de este comercio, destaca que es una de las mejores épocas del año para la venta de flores aunque la reina es la poinsettia, con precios que oscilan entre los 3,50 euros las más pequeñas llegando hasta los 36 euros de la flor de pascua de copa.

Asimismo, apunta que "es una flor muy delicada y frágil al ser muy lechosa y la excesiva humedad, las bajas temperaturas o las calefacciones pueden dañarla". Por este motivo aconseja buscar un sitio adecuado y no trasladarla del lugar asignado porque las variaciones de agua y temperatura pueden afectarle. En cuanto a su mantenimiento, es conveniente regarla cada tres días con poca cantidad de agua y ubicarla en un sitio seco (18-21 grados) y luminoso. Con respecto al lugar de procedencia de las poinsettias, Josefina comenta que en su mayoría vienen de Holanda, país de gran tradición floral.

Los centros de Navidad que combinan flores naturales y artificiales para decorar casas y oficinas de empresas y las coronas de adviento, elaboradas con cuatro velas que anteceden las cuatro semanas previas al día de la Navidad, frutos secos, pinsapo y piñas, son otros de los productos más demandados en esta época. Asimismo, es tradición desde hace pocos años la adquisición de ramilletes de muérdago unidos con un lazo rojo que se deben colocar detrás de la puerta y el último día del año "se deben quemar y sustituir por uno nuevo para atraer felicidad, dinero y salud a nuestro hogar" apunta Josefina.

Los abetos de origen natural han quedado relegados a un segundo plano ante el predominio de los artificiales, en buena medida por la incomodidad y suciedad que conlleva tener en casa un abeto de estas características. En esta floristería, para ahorrar tiempo y esfuerzo a sus clientes se pueden adquirir los abetos ya decorados de forma original y elegante.

Con todo y ante la popularidad de esta flor podemos hacer caso al refrán que dice: "en una casa el rojo y el verde no han de faltar, si la suerte no quieres espantar". Y en los tiempos que corren no está de más contar con la fortuna.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios