El fiscal pide 16 años por asesinar a un hombre al que creía amante de su ex

Se escondió a 50 metros de su víctima y, en un momento de descuido, se acercó y le dio una puñalada mortal en el corazón. La Fiscalía de la Audiencia Provincial pide 16 años de prisión para un vecino de Nueva Carteya -P. T. G.- a quien acusa de asesinar a un hombre pensando que era amante de su ex mujer, de quien estaba en trámites de separación. El suceso se produjo en la tarde del 4 de noviembre del año pasado. El fiscal relata en su informe de acusación provisional que, desde el mes de junio, el encartado sospechaba que su ex pareja "le era infiel" con un compañero de trabajo.

Hasta tal punto se sentía celoso que entendía que la víctima "le había quitado a su mujer y a sus hijos, e incluso pensaba que quería quedarse con su vivienda", argumenta la acusación pública. Por este motivo, se propuso acabar con su vida y entró en acción. El acusado -mantiene la Fiscalía- sabía que la víctima solía visitar un edificio en construcción en el centro de la localidad, por lo que decidió ir a casa de su hermano -próximo al lugar- y esperar a que apareciera. El fiscal narra que, con la excusa de coger servilletas de papel para el resfriado, aprovechó que su hermano estaba en el baño para entrar en la cocina y esconderse debajo de la cazadora un cuchillo de cocina de 20 centímetros de hoja.

Acto seguido, se marchó a un local desde el que se divisaba la obra. Allí vio a su víctima, distraído, mientras recogía unos enseres para marcharse. Eran las 16.00. P. T. G. "se acercó sigilosamente sin ser visto y, sin mediar palabra, sacó el cuchillo y de abajo a arriba le asestó una violenta puñalada en la zona del corazón", relata la Fiscalía en su escrito provisional de acusación.

Aunque intentó pedir ayuda, en cuestión de dos segundos cayó al suelo fulminado. P. T. G., en lugar de alejarse, se situó encima y le propinó una segunda puñalada, esta vez menos penetrante. Un testigo logró desarmarlo de una patada; el procesado se levantó y se marchó, al tiempo que decía "he sido yo". Segundos más tarde, se acercó a un agente de la Policía Local y se entregó. Los servicios sanitarios no pudieron hacer nada por la vida de la víctima, que falleció a los cinco minutos de la agresión como consecuencia de un shock hemorrágico. El fiscal concluye que los hechos constituyen un asesinato con alevosía, por el que solicita 16 años. Los hechos serán juzgados por un tribunal popular.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios