Unos empresarios se enfrentan a dos años de cárcel por falsificar prendas

  • Los industriales tenían un taller en el que bordaban los anagramas de las marcas

Facturaron miles de prendas deportivas con la marca Nike, cientos de polos Lacoste y decenas de vaqueros de reputadas firmas. Dos empresarios de la localidad de Benamejí se sentarán próximamente en el banquillo por un supuesto delito contra la propiedad intelectual como presuntos propietarios de un taller clandestino en el que falsificaban prendas de reconocidas marcas de prestigio internacional. La Fiscalía Provincial de Córdoba solicita un año y cuatro meses de prisión para los procesados que, en el caso de ser condenados, tendrán que indemnizar a las empresas según las pérdidas ocasionadas.

Los hechos salieron a la luz pública el 11 de abril de 2002 a raíz de un registro judicial en el taller. Los funcionarios constataron que en la nave se ocultaba una máquina de bordado industrial por ordenador con una docena de cabezales, así como 34 disquetes con anagramas de las marcas Ralph Lauren, Burberry, Reebok, Levi's, Quicksilver, Adidas, Lacoste, Nike, Moschino y O'Neill. En el transcurso de la inspección también fueron hallados numerosos documentos con pruebas de bordado y patrones en papel de las marcas, así como muestras y un ordenador que encerraba en su disco duro la programación necesaria para el manejo de la máquina de costura.

Según mantiene la Fiscalía en su informe provisional de acusación, los procesados -dos hermanos- "vienen bordando sobre prendas de vestir sin autorización de sus legítimos titulares anagramas de marcas registradas". En concreto, entre septiembre de 2001 y abril de 2002 los acusados recibieron a través de una empresa de transportes procedente de Sevilla varios paquetes con prendas "para bordar anagramas de las marcas registradas". Una vez realizado el trabajo, la ropa era devuelta al remitente para que las vendiera al público en su establecimiento. En uno de los negocios, los agentes encontraron 886 prendas Ralph Lauren, 112 Burberry, 202 prendas Reebok o 169 Adidas. Según el fiscal, la ropa simulaba ser "verdadera".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios