Los dulces que tientan los paladares en Navidad

  • Los comerciantes señalan que se prefiere la calidad a la cantidad y que se compran muchos productos sin azúcar

Estas fechas no serían las mismas sin los postres y dulces típicos de la Navidad. Y es que los mantecados, los polvorones, los bombones, las hojaldrinas, el pan de Cádiz o los roscos de vino son tan necesarios como los adornos, el belén, los arbolitos, las guirnaldas, la flores de pascua, los Reyes Magos, los gorros de Papá Noel y los villancicos para impregnar el ambiente de buenos sentimientos.

Las estadísticas señalan que el 80 por ciento de la producción de dulces navideños se consume durante estas fechas, aunque cada vez más se hacen esfuerzos para promocionar su consumo durante el resto del año. Sin embargo, en los últimos años el sector está viviendo un "gran descenso", ya que desde el punto de vista nutricional todos estos dulces son muy ricos en grasas y azúcares y, por tanto, de un elevado valor calórico, lo que frena su consumo por parte de un sector de la población cada vez más amplio. Por este motivo, los productos navideños sin azúcar están proliferando y son más consumidos cada temporada.

La disminución que los empresarios están notando en el mercado se debe también a que el presupuesto navideño es cada vez más bajo, lo que hace que la "gente compre menos mantecados y turrones", apuntó el gerente de Artesanos de las Almendras de Lucena, Julián González.

Asimismo, los profesionales del sector señalan que, aunque se consume menos, los clientes se decantan más por los productos artesanales aunque sean más caros, señaló María del Mar Celador, empleada de un obrador de productos artesanales. De ahí que muchas pastelerías elaboren ellas mismas estos productos típicos, ya que "los consumidores prefieren ahora la calidad a la cantidad".

El dulce del que más kilos se comen en Navidad es sin duda el popular mantecado, que no falta en ninguna bandeja cordobesa, independientemente de su condición social. El turrón es otro de los dulces navideños más tradicionales, entre otras cosas por la amplia variedad que existe. Pero no todo son mantecados o turrones, la oferta de dulces navideños es casi tan amplia como los gustos, de ahí que sea tan complicado evitar la tentación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios