La defensa del acusado del crimen del Paseo de la Victoria pide su absolución

  • Los abogados del procesado alegan que el suceso se produjo en legítima defensa y alegan miedo insuperable y trastorno mental

La defensa del hombre de unos 37 años acusado de un delito de homicidio, tras supuestamente matar a puñaladas a un varón de otros 37 años en una parada de taxis del Paseo de la Victoria después de un altercado en un pub de Ciudad Jardín, alega las eximentes de legítima defensa, miedo insuperable y trastorno mental, así como la atenuante de arrepentimiento espontáneo. Según la calificación, la defensa, que ejerce el abogado Francisco Acosta, ha pedido la absolución del citado y alternativamente por el delito de homicidio cinco años de cárcel y en caso de ser condenado hacer frente al pago de una indemnización de 90.000 euros. El juicio se celebrará con jurado en la Sección Segunda de la Audiencia de Córdoba.

La califitación detalla que los hechos ocurrieron sobre la 01:00 del 19 de septiembre de 2015, cuando el procesado se encontraba en compañía de unos amigos en el pub y al salir de servicio "recibió un empujón" por parte de un varón que "casi le tira al suelo, increpándolo en tono desafiante" ante lo cual el acusado "le dio un empujón para apartarlo y salir a la calle". Ya en la calle, el citado hombre y sus amigos, entre los que se encontraba la víctima, presuntamente se fueron a por el procesado "con la intención de agredirle", ante lo cual éste último salió corriendo hacia el Paseo de la Victoria, "siendo perseguido corriendo tras él para darle alcance". Así, fue alcanzado en los Jardines de la Victoria, donde, según la defensa, "comenzaron a golpearle brutalmente hiriéndole con una navaja con la que le dieron un corte en el dedo índice de la mano izquierda por la que comenzó a sangrar en abundancia", si bien logró "zafarse de los agresores" y continuó corriendo hasta la parada de taxis del Paseo de la Victoria junto a la Puerta Gallegos "para coger uno y escapar de la agresión". De este modo, se dirigió al último taxi y el conductor le dijo que se dirigiera al primero, pidiéndole que "lo llevara a casa". Sin embargo, "estando ya agachado para meterse dentro del taxi fue alcanzado por uno de los perseguidores", quien murió después y supuestamente le atacó por la espalda y lo sacó del taxi, comenzando a pegarle golpes en la cabeza, cogiéndolo del cuello y tirándolo al suelo, a la vez que se colocó encima suya y "continuó dándole golpes y puñetazos en la cara y la cabeza".

Mientras, según expone la defensa, "se acercaron los otros gritando: 'que no se escape, a matarlo, a matarlo'", ante lo cual el procesado estaba "aterrorizado y con un miedo intenso que le impedía controlar sus propios actos", dado que "los individuos tenían la intención de darle muerte".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios