"Los cristianos debemos dar la cara y no ser cobardes"

  • El exaltador de la Eucaristía aboga por la modernización de la estructura de la Iglesia y por difundir la fe entre los jóvenes

Ha sido durante diez años presidente de la Adoración Nocturna y está vinculado al mundo cofrade, pues fue fundador de la hermandad del Vía Crucis. Casado, con tres hijos y cuatro nietos, Manuel Casas será el pregonero del Corpus Christi el próximo martes en San Pablo a las 21:00.

-¿Qué va a intentar transmitir con su pregón?

-Hablaré de las vivencias que he adquirido durante toda mi vida y mis 40 años dedicado al mundo cofrade y eucarístico. Uno de los momentos que recuerdo con más cariño es una Vigilia en el Vaticano en 1983 ante el entonces Papa Juan Pablo II y en la que participamos más de 7.000 españoles. También pretendo acercar a los presentes el sentimiento y la verdad cristiana.

-¿Por qué cree que en los últimos años la Iglesia no goza de buena imagen en la sociedad?

-Porque los cristianos muchas veces no somos valientes y debemos dar la cara y proclamar a los cuatro vientos nuestros valores. A veces nos portamos cobardemente y debemos evangelizar a las personas y difundir el mensaje de que sin Dios no tenemos esperanza.

-¿Cuáles son esos valores que definen al cristiano?

-El creyente debe tener fe y estar convencido de que lo que dice es verdad. Debe estar por encima de lo material y no alejarse del espíritu eclesiástico.

-¿Cuál sería el papel de la familia en esta evangelización?

-La base familiar lo es todo. En cada casa tiene que haber un ejemplo, y los padres deben rezar con sus hijos y cuidar su fe cristiana; no basta con llevarlos a un colegio religioso, hay que ser practicante e inculcar la idea de que no podemos caminar sin amar a Dios.

-¿Las cofradías pueden grandes aliadas para adentrar a los jóvenes en el mundo de la fe?

-Yo soy fundador de la hermandad del Vía Crucis y también pertenezco al Caído. El movimiento cofrade también es Iglesia, parte de ella, pero está falto de espiritualidad. Tiene que haber menos protagonismos y no luchar por lucir los mejores estrenos, sino realizar una labor social durante todo el año. El obispo ya ha apostado por mantener reuniones periódicas con los hermanos en el seno de las cofradías, pero la mayoría no van.

-¿Cómo ve el futuro de la Iglesia?

-La Iglesia tiene sus altibajos, pero llevamos ya más de 2.000 años y esto no se va a acabar. Es cierto que la estructura eclesiástica tiene que modernizarse en algunos aspectos, y nosotros tenemos que movernos más y dar la cara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios