"La crisis no tiene por qué afectar a la calidad de la moda"

  • Medio centenar de modistos participan esta año en la edición

-Al frente de la Pasarela Cibeles lleva más de 20 años, ¿cómo ha sido la evolución?

-La evolución de la Pasarela Cibeles ha sido muy importante desde que en 1985 se hiciera la primera edición en una carpa de circo que le alquilamos a Teresa Rabal. En ella metimos a siete diseñadores y desde esa fecha han pasado más de 150 modistos. En la próxima cita, por ejemplo, van a desfilar en cinco días 50 diseñadores. Pero seguimos evolucionando, un ejemplo de ello es que este año el Ego de la Pasarela Cibeles -para jóvenes modistos- se hará a continuación y no aparte como en otras ocasiones.

-¿En qué lugar se encuentra internacionalmente Cibeles?

-La consideramos la cuarta pasarela internacional, por detrás de París, Milán y Nueva York. La carrera en estos años ha sido buena porque París y Milán nos llevaban muchos años de ventaja. Es muy duro colocarse por delante pero continuamos en la lucha.

-¿Cómo puede afectar la crisis económica al sector de la moda?

-No creo que se tenga que ver afectado por la crisis económica que vive el país, a pesar de que todos los sectores lo hacen de algún modo. Sin embargo, en el caso de la moda esta situación se puede bandear mejor. Con esto no quiero decir que la calidad cambie, ni en los diseños ni en los tejidos, ya que una de nuestras señas de identidad internacional es el equilibrio entre que la calidad y el precio de nuestros productos.

-¿Qué es necesario presentar en Cibeles para triunfar?

-Todas las colecciones son distintas, pero para triunfar en Cibeles el diseñador tiene que mostrar su genio a la hora de crear y su capacidad para que su ropa se pueda vender. Hay que ser creativo en la pasarela, es algo fundamental, pero sin perder el hilo de que esos diseños deben verse en la calle. Llegar a ser un genio como Elio Berhanyer es muy difícil, pero hay otros puestos en el escalafón, es cuestión de esfuerzo, disciplina y de encontrar un industrial. Ésta quizás sea una de nuestras principales carencias. Es muy importante que la industria apoye más al diseñador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios