Los cielos de farolillos ya esperan a la bulla en el albero

  • Caseteros y feriantes ultiman los detalles en sus respectivos recintos a la espera de que esta noche puedan abrir sus puertas para cordobeses y turistas

Colocación de farolillos en la caseta de la Expiración. Colocación de farolillos en la caseta de la Expiración.

Colocación de farolillos en la caseta de la Expiración.

Caseteros y feriantes daban ayer los últimos retoques para que la última cita con el Mayo Festivo cumpla con las expectativas. Con unas previsiones meteorológicas que vaticinan mucha calor, los trabajadores colocaban ayer farolillos, daban las últimas capas de pintura y apretaban los tornillos de las atracciones en una jornada donde el recinto de El Arenal se llenó de camiones aportando así una imagen diferente a la que suele verse cuando la Feria queda inaugurada. En la caseta La Trabajadera, Luis Miguel Carrión, más conocido como Curro, colocaba junto a otros cinco operarios 12.000 flores de papel y 2.000 farolillos. Esta caseta, que aglutina a un público en su mayoría cofrade, lleva 17 años ya en la Feria de Nuestra Señora de la Salud y como recuerda Curro, han sido una decena los reconocimientos a su decoración. Este año las paredes se han cubierto con tela de color blanco y azul y los farolillos tienen tonos rojo y blanco con tres semanas de trabajo a sus espaldas.

En la misma calle de La Trabajadera, pero en el otro extremo, un pintor retocaba la fachada de la caseta El Bocao, que lleva tres años ganando mejor portada. Gitanillas naturales descansaban además en la barra esperando a ser colocadas alrededor del recinto que compite en la categoría de casetas tradicionales. Precisamente el recinto donde se sitúa la sede de estas casetas, Ajo y perejil, también ultimaba la decoración. Inmaculada, encargada de la ornamentación de este recinto (también multipremiado a lo largo de estos años), explicaba a el Día que el decorado es similar al de otros años con farolillos color ocre, blanco y turquesa y con acuarelas de Almudena López.

La mayoría de casetas tienen los techos decorados con flores y farolillos de papel

Los farolillos fueron así los protagonistas de esta previa del arranque de la Feria que este año, a diferencia de otros, no corren riesgo de mojarse y estropearse. En la caseta de la hermandad de la Expiración, una de las favoritas de los cordobeses a la hora de comer, también colocaban los cielos de lunares, lo mismo que hacían en La Quijotá, con sus tradicionales farolillos verde oscuro y mostaza.

Y en La Astillera, caseta de nueva creación y que monta la Asociación de Joyeros de Córdoba, no colocaban farolillos, sino macetas color verde agua esperadas a ser ocupadas por los geranios y descansando bajo un homenaje fotográfico a Manolete.

Y al otro lado de las casetas, los cacharritos. Las atracciones de la Feria ya ocupan el lado del recinto ferial que pega con el estadio de El Arcángel preparadas para hacer las delicias de pequeños y mayores. También en la misma zona descargaban ayer sacos y sacos de patatas y de muñecos Minions que ocuparán las tómbolas, otra de las atracciones que componen la imagen de la Feria de Mayo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios