Un bodegón con aroma

  • Bodegas Campos inicia la celebración de su centenario con un Belén

La ermita de la Candelaria, situada en la calle del mismo nombre junto a Lineros, abre sus puertas en estas fechas de forma excepcional para mostrar un Belén con el que se quiere iniciar el programa de actos conmemorativos del centenario de la fundación de Bodegas Campos, uno de los establecimientos punteros de la provincia en el sector de la restauración.

Lo primero que llama la atención al entrar en la ermita es que la decoración navideña no se circunscribe al Belén y sus inmediaciones, sino que impregna todo el recinto de una forma muy especial.

Junto al Misterio, montado por Antonio Parras y que reproduce con precisión y minuciosidad las escenas tradicionales, se despliega un generoso bodegón en la zona correspondiente al presbiterio de esta ermita que formó parte en el pasado del hospital de la Candelaria. Junto a Parras, autor desde hace años del Belén de la hermandad de la Misericordia con el que ganó el primer premio del concurso en 1992, también han participado Carmelo Chastang, Manuel Jiménez y Nuria Ariza.

Nada más entrar en la ermita, además del cancel revestido con ramas de pino, llama la atención el bodegón montado al fondo y en el que se recrea el mundo de los pastores y de la Navidad. Los autores del mismo, José Luis Rey y Valeriano García, han utilizado elementos tradicionales como piezas de cerámica, taburetes de madera, cestas de mimbre, mantas de paño, que se combinan con alimentos, como panes de hogaza, huevos, granadas o frutos secos, entre otros.

En la nave de la izquierda, frente al Nacimiento, hay otro bodegón distinto. Tiene forma cónica y en sus distintos pisos se alterna la decoración navideña tradicional con los dulces característicos de estas fechas que se hacían en los hogares de toda la provincia. Además, se incluyen las bebidas típicas como son los anisados y los licores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios