Tráfico reabrirá en septiembre la N-IV a su paso por Las Quemadas

  • Los vehículos que circulan en dirección a Alcolea tienen que entrar al polígono industrial como consecuencia de la construcción de los accesos a Rabanales 21

Comentarios 2

La carretera N-IV a su paso por el polígono de Las Quemadas recuperará parte de la normalidad el próximo septiembre, coincidiendo con el incremento de la densidad de la circulación tras las vacaciones. Según apuntaron a El Día las fuentes consultadas de la sociedad promotora del parque tecnológico Rabanales 21, el tramo de este viario que se encuentra cerrado al tráfico como consecuencia de la construcción de los accesos al nuevo recinto empresarial se reabrirá parcialmente a inicios del próximo septiembre. Actualmente, los vehículos que circulan por esta carretera en dirección a la barriada periférica de Alcolea se ven obligados a entrar en Las Quemadas al no poder continuar en línea recta.

Sin embargo, para normalizar la situación en este tramo -uno de los de mayor tránsito de vehículos por su conexión con espacios como el polígono de Las Quemadas o el campus universitario de Rabanales-, Tráfico se verá obligado a habilitar un carril adicional en la carretera principal. Este viario auxiliar servirá, según las fuentes a las que tuvo acceso este periódico, para paliar los colapsos circulatorios que suelen registrarse en la zona de la carretera que va desde la glorieta de la Louviere hacia el parque industrial, que podrían incrementarse como consecuencia de las obras.

Esta actuación forma parte de una intervención que se prolongará durante un plazo aproximado de un año y que servirá para la construcción de un viario que dé servicio a Rabanales 21, unas instalaciones de I+D que darán cabida a equipamientos de gran relevancia como el hospital que promueve la constructora cordobesa Prasa. Se trata, sin embargo, de una obra independiente a la de urbanización del complejo tecnológico. Así las cosas, la ejecución del nuevo enlace desde la carretera N-IV al parque Rabanales 21 corresponde a la Unión Temporal de Empresas (UTE) que componen las constructoras Ros Zapata, Ecasur 10 y Pavimcosa. Los trabajos de urbanización de los terrenos, por su parte, fueron adjudicados a la empresa Acsur.

El nuevo enlace consiste en una enorme glorieta en el acceso principal a Las Quemadas, que se encuentra localizado a la altura de la fábrica cervecera Alhambra. En el futuro, la carretera N-IV discurrirá por encima de esta gran rotonda a través de una estructura que se levantará en los próximos meses, como así consta en el proyecto de obras. Una vez queden resueltas las acometidas de abastecimiento -agua, luz y teléfono-, la actuación continuará con obras como la demolición de la estructura norte del puente y las excavaciones, ejes, muros y la cimentación de las estructuras necesarias para la creación de los nuevos viarios que enlazarán con el parque tecnológico.

Con esta operación, que supondrá un desembolso de 4,6 millones de euros, aparte de posibilitar la entrada de vehículos al futuro complejo empresarial de Rabanales 21, los usuarios de Las Quemadas también verán mejorada notablemente la accesibilidad. Podrán entrar al polígono industrial tanto por el ramal actual de la carretera N-IV como por la glorieta que se construirá.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios