Justicia | puesta en marcha del nuevo edificio

Mudanza judicial: paso a paso

  • Una empresa contratada por la Junta es la encargada de recoger los archivos de las nueve sedes repartidas por toda la ciudad y empaquetarlos en casi 16.000 cajas

La empresa inicia el traslado del Instituto de Medicina Legal. La empresa inicia el traslado del Instituto de Medicina Legal.

La empresa inicia el traslado del Instituto de Medicina Legal. / reportaje gráfico: barrionuevo

Mudarse es un engorro. Todo el mundo lo sabe. Cajas que no cierran, fotografías que se pierden, jarrones que se rompen... Embalar lo acumulado durante años es una tarea que a pocos les gusta y volver a colocarlo en su nuevo lugar, más de lo mismo. Si para una familia el hecho de realizar una mudanza es un quebradero de cabeza, ¿cómo sería empaquetar todo los archivos, los muebles y los aparatos tecnológicos de nueve sedes judiciales para concentrarlos después en un edificio de más de 50.000 metros cuadrados? Como mínimo, complicado.

Fuentes de la Junta de Andalucía han explicado a el Día cómo se ha coordinado todo el traslado a la Ciudad de la Justicia, un edificio que empezará a funcionar en breves y que aúna en un solo espacio, situado en Arroyo del Moro, lo que antes había diseminado por toda la ciudad. Esas mismas fuentes detallan que el proyecto de traslado se ha diseñado teniendo algo muy básico en mente: afectar lo menos posible al funcionamiento regular de la actividad judicial. Es decir, que los juicios continúen desarrollándose en tiempo y forma, de forma que el ciudadano que tiene que acudir a alguna de las sedes, por el motivo que sea, no se vea perjudicado. Con esto como base, la Junta de Andalucía adjudicó la mudanza a una empresa externa, en este caso de fuera de Córdoba. Lo ideal, reconocen las fuentes consultadas, habría sido que lo realizase una sociedad cordobesa, si bien la especialización requerida para este tipo de trabajos no se encontraba en la provincia. La empresa que está realizando la mudanza fue en su momento la encargada del traslado de la Audiencia Nacional, lo que la convierte para el gobierno andaluz en la más especializada en estas labores.

La primera cuestión que había que resolver una vez se inició el estudio del traslado era determinar cuándo se podían trasladar todas las cosas (siempre con esa mínima afectación a la actividad). Así, se determinó que la mudanza se haría de forma paulatina, casi juzgado a juzgado, y que se haría de jueves por la tarde, una vez que cesaran los juicios, a lunes. Una vez concluida la jornada laboral, sobre las 15:00 del jueves, los trabajadores se ponen manos a la obra para cargar camiones y cada traslado finaliza el siguiente lunes a las 08:00.

Así ha comenzado a ejecutarse esta misma semana. El pasado jueves, los juzgados de Primera Instancia 9 y 10 (el primero es el especializado en asumir las demandas por las cláusulas suelo abusivas), los despachos del Instituto de Medicina Legal y el propio Instituto se quedaron vacíos para abandonar sus sedes, situadas en la calle Periodista Quesada Chacón, 4 y en la avenida Gran Vía Parque, de forma que mañana ya puedan operar en la Ciudad de la Justicia. Es decir, que los juzgados cuya mudanza comienza el jueves a las 15:00 deben empezar a trabajar en la Ciudad de la Justicia al lunes siguiente o el martes como máximo. Las fuentes consultadas por este periódico especificaron que en el 95% de los casos se podrá empezar con el trabajo en el nuevo edificio los lunes.

Aunque existe este tiempo de unos cuatro días para cada fase del traslado, la empresa ha asegurado que casi con total seguridad los domingos ni siquiera tengan que llegar a emplearse. Es el viernes, en este caso, la jornada de la mudanza con más trabajo que realizar, donde se empaqueta y se dispone la mayor parte de las cajas. Además, cada quinto fin de semana se reserva para realizar ajustes y reorganizaciones de cualquier cosa que haya quedado pendiente de ese traslado previo.

Una de las ventajas de la mayoría de los traslados que se efectuarán, que serán diez en total y que deberán finalizar el lunes 4 de diciembre, es que van a un edificio donde estrenarán la mayor parte del mobiliario. Es decir, que la mudanza de muebles, como sillas o mesas, no va a ser necesaria porque en la Ciudad de la Justicia la mayoría de lo amueblado está a estrenar. Lo que sí pasa de los juzgados antiguos a la nueva sede es el material de trabajo del personal. La empresa adjudicataria ha entregado a cada trabajador una caja para que meta sus efectos personales y también otros objetos como pueden ser el teléfono, la lámpara o lo que tengan en las cajoneras.

Eso sí, a pesar de que la mayoría del mobiliario que utilizará el personal en la Ciudad de la Justicia es nuevo, hay muchas cosas que estaban en buen estado y que la Administración ha decidido reciclar. En cualquier caso, el mobiliario de jueces, fiscales, letrados adjuntos y funcionarios está a estrenar. El que había en las otras sedes y que era anterior a los años 70 se tirará. Aunque eso sí, si puede dársele algún uso en la nueva sede se reciclará, aunque se colocará en espacios que no estén muy a la vista. Lo que también se conservará es gran parte del material tecnológico, como ordenadores, que son recientes, impresoras o fotocopiadoras.

Otra de las claves de esta migración judicial es que los archivos trasladados, que al fin y al cabo son el porcentaje más alto de todo lo que se transporta, se han dividido en dos partes. Por un lado está el archivo muerto, éste es el que está formado por documentos que no están activos judicialmente. Por otro lado, habría que hablar del archivo vivo, el que habla de procesos que aún no están cerrados y que va a utilizarse de forma temprana.

Lo que se empezó a trasladar el pasado jueves fue el archivo vivo, que son los documentos que empaqueta y envía la adjudicataria especializada. Los de años anteriores, los muertos, que además estaban en su mayoría en los sótanos de la Audiencia Provincial, ya están en la Ciudad de la Justicia. Las fuentes de la Junta de Andalucía manifestaron que el traslado de ese archivo muerto es un trabajo aparte, que además corría a cuenta de la empresa adjudicataria que explotará la Ciudad de la Justicia. Esta parte del traslado sí la ha ejecutado una empresa de mudanzas de Córdoba que ha sido contratada a su vez por la empresa explotadora del moderno edificio, concretamente Mudanzas Prieto.

El orden en el que se ha decidido ejecutar el traslado no es casualidad. Si bien hay juzgados como el Primera Instancia número 9 que al estar especializado en cláusulas suelo y asumir mucha carga se traslada antes, la Junta ha diseñado el calendario de manera que antes empiecen a trasladarse aquellas salas que no son de su propiedad. Por esto mismo, lo que se deja para el final es todo lo que está acumulado en el Palacio de Justicia, como la Audiencia Provincial, un edificio que es propiedad del Ejecutivo andaluz (es más, aquí pretende trasladarse, una vez esté vacío, la Delegación territorial, ahora en la plaza de San Felipe). Siete de las nueve sedes judiciales que hay en la ciudad son arrendadas, por lo que las mismas son las primeras que se trasladarán para, de esta forma, extinguir cuanto antes el contrato, no estar pagando más de la cuenta, y acabar también con las contrataciones de luz y agua.

Este calendario de traslado se debatió además entre la Administración de Justicia y los jueces, el fiscal jefe, la secretaría de coordinación y los sindicatos, sin embargo aquí la empresa adjudicataria no tiene nada que ver, ya que ésta sólo ejecuta. Eso sí, la compañía ha introducido algunos ajustes porque conoce de fondo el funcionamiento del sistema de mudanza judicial.

Toda esta mudanza generará además un volumen de archivo que llama muchísimo la atención. De archivo muerto, que al fin y al cabo es el más numeroso (un 80% del total), se han acumulado 130.000 cajas con documentos de 2015 hacia atrás. Hace una semana había en la Ciudad de la Justicia ya 36.000 cajas, se habían transportado, por lo tanto, el orden de 1.500 cajas al día. Toda esta migración, cabe recordar, es trabajo de la empresa adjudicataria de la Ciudad de la Justicia. El archivo vivo, con el que se trabaja en la actualidad, y que corresponde un periodo desde 2015 hacia adelante, generará exactamente 15.654 cajas.

Con ello, la próxima tanda de traslado de archivo vivo comenzará este próximo jueves 21 de septiembre, y se corresponderá con lo acumulado en la sede judicial de la calle Doce de Octubre. Aquí están los juzgados de los Social 1, 2, 3 y 4, el Primera Instancia 5, que es el Registro Civil, y el Primera Instancia 3, el juzgado de Familia. El próximo, que ya se meterá en octubre, trasladará los archivos de la sede de Doctor Barraquer donde están los juzgados de Menores 1 y 2, la Fiscalía de Menores y la Guardia Civil en su apartado dedicado a la Justicia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios