La Guardia Civil denuncia a seis personas por abatir reses sin autorización

  • Los sospechosos cazaron varios ejemplares jóvenes de ciervo y un jabalí en una montería legal

Miembros de la Guardia Civil han denunciado a seis personas tras una cacería en la que abatieron varias reses sin contar con autorización alguna. El Instituto Armado informó ayer de que la denuncia se interpuso el pasado 6 de diciembre cuando, tras el transcurso de una montería autorizada, inspeccionaron un vehículo de uno de los cazadores y comprobaron que transportaba una res de ciervo hembra con la cabeza y genitales cortados para ocultar la determinación del sexo, una pieza para la que no disponían autorización. Tras este hallazgo, la Guardia Civil inspeccionó otro coche: allí encontró otra res de ciervo no adulta, a la que se le había amputado la cabeza y parcialmente las extremidades para evitar su identificación.

Ante ello, los agentes hicieron un reconocimiento del lugar en el que se celebró la montería, donde detectaron e intervinieron un jabalí, cinco reses de ciervo muertas, tres de ellas adultas, un macho joven y los restos despiezados de dos ciervos más.

La Comandancia aclaró ayer que para participar en este tipo de cacerías -además de estar prohibida la captura de determinadas piezas de caza por razón de sexo o estado de madurez- se exigen unos requisitos sanitarios como el reconocimiento posmorten con la finalidad de determinar si la carne es apta para el consumo.

Tras observar las infracciones, los agentes intervinieron las piezas y la carne de caza e instruyeron expedientes de denuncia a seis personas, entre las que se encuentra el organizador de la cacería. Después de terminar este servicio, los agentes de la Guardia Civil ha puesto en marcha dispositivos especiales de control e inspección en todas aquellas monterías en las que se puedan cometer irregularidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios