Explosión de color para el verano

  • Las tiendas de ropa ya se han llenado con las prendas más favorecedoras para la época estivall A la moda Los vestidos cortos o por debajo de la rodilla, los colores estridentes que capten la atención y los complementos extragrandes son algunas de las tendencias para este verano.

Se aproxima una época muy esperada por muchos: el verano. Y, como casi todo en la vida, esta estación también sucumbe a los imperativos del diseño. Las tiendas de moda saben que son meses de descanso y de diversión, por lo que los colores que desprenden optimismo y vitalidad inundan las perchas de todos los establecimientos. "Este año se llevan las tonalidades intensas, estridentes y los estampados que combinan flores, rayas o cuadros", explicaba ayer una dependienta de la boutique Carmen Durán de la calle Concepción.

Las faldas y los vestidos también ganan terreno a los pantalones, que se suelen guardar en el armario hasta que llega de nuevo el fresco. Además, el moreno de la piel que se suele conseguir en estas fechas también invita a descubrirse más de lo normal, tanto de largo como en lo que a escote se refiere. "También se llevan las camisetas con un pico o cuello muy pronunciado", decía la misma joven mientras asesoraba a una clienta sobre un traje de fiesta.

Entre los colores favoritos para este periodo estival se encuentran, además de los habituales rojo, fucsia o verde manzana, el azulón, el gris perla o el naranja. "Son tonos que favorecen mucho a la cara, que dan luminosidad y, además, su mezcla resulta muy favorecedora para todo tipo de personas", decía la vendedora. Aunque al principio la clientela suele ser algo reacia a los grandes cambios, "cuando se prueban un vestido original terminan convenciéndose", apuntaba.

A unos 100 metros de esta tienda de ropa juvenil de referencia en la ciudad, se encuentra otro establecimiento de ropa enfocada a adolescentes. El escaparate habla por sí mismo: vestidos tricolor y complementos extragrandes. "El colorido es lo que se lleva este año", decía una de sus dependientas.

Marina compraba unas manoletinas de color plata para combinarlas con un vestido rosa. "A mi siempre me han gustado los colores llamativos, pero cuando llega el buen tiempo me apetece aún más ropa que me sienten bien a la cara", resaltaba. "Todavía no he hecho ninguna gran compra de temporada, pero ya le he echado el ojo a varias prendas que cuando ahorre un poco de dinero van a caer en mi poder", bromeaba esta estudiante de Derecho.

Pero la moda no sólo se nota en la ropa, sino que acapara hasta el último complemento. Pulseras, collares, bolsos o gafas que cubren media cara son prendas infalibles si se quiere estar a la última. Otra tendencia muy propia para estos meses es el pañuelo en la cabeza a modo de pirata.

El estilo surfero es otro de los habituales para estas fechas. Marta, una dependienta de la tienda Indian Tarifa, situada en la avenida de Medina Azahara, reconoce que los estampados de flores, cuadros y colores llamativos son muy recurrentes en la ropa veraniega. Los biquinis también tienen que seguir los imperativos de las últimas tendencias, y este año se llevan los de tamaño minúsculo y de colores estridentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios