Estefanía Molina reivindica una juventud responsable en las cofradías

  • La pregonera hace un recorrido por la Cuaresma y la Semana Santa sin olvidar sus primeros recuerdos en la hermandad del Huerto cuando salió de esclavina

La cofrade del Huerto Estefanía Molina hizo ayer un canto de la Cuaresma y de la Semana Santa desde la óptica de la juventud. Pidió a esta parte de la sociedad que participe de la vida activa de las hermandades, pero que se armen "de humildad para saber aceptar las decisiones de quienes por experiencia saben más". La pregonera explicó el ciclo vital, en el que los mayores de hoy fueron los jóvenes del ayer y donde los jóvenes de hoy serán los mayores del mañana. "Sabed que algún día seréis vosotros los que lidiéis con una juventud que quiere pisar fuerte y que tiene ansias de escalar, una ambición que si se viste de buenas intenciones será bien recibida por todos, pero que en el tiempo hallará su mayor aliado en que no tengamos prisa", añadió.

Este Pregón de la Juventud está organizado por la Agrupación de Hermandades y se celebró ayer en el Real Círculo de la Amistad, con la presencia de numerosos cofrades, así como de representantes de la Diócesis y de diversos grupos juveniles.

En un pasaje de su pregón, Molina destacó la presencia juvenil en las hermandades, pero señaló que ésta tiene que estar acompañada de la fe, por ser las hermandades unos colectivos en los que hay que ser creyente para participar en ellos. Esto hace que las calles de Córdoba sean cada Semana Santa "testigo de una viva en la mirada de una juventud que le sigue a Él y que ha sabido responder a su llamada".

Esta cofrade del Huerto trazó un recorrido cronológico que se inició en el Miércoles de Ceniza para adentrarse, posteriormente, en una Cuaresma plagada de recuerdos, por ser el tiempo esperado durante todo el año, hasta desembocar en una Semana Santa, que es el momento en el que todo cobra sentido.

La pregonera hizo este recorrido de la mano de sus recuerdos cofrades que, deforma indisoluble, están ligados a la cofradía del Huerto. En ella descubrió las primeras impresiones de este mundo y allí se forjó en un grupo joven que le dio pie a formar parte de una junta de gobierno. "Jamás podré olvidar los nervios de una esclavina que se sentía desbordada por tantas sensaciones nuevas, alegría, expectación, emoción. Ese día me vi rodeada de niños que como yo esperábamos en la escalinata a que llegara el momento de que algún nazareno nos indicara cuándo y dónde teníamos que ponernos", recordó.

Tampoco olvidó a su familia, y en concreto a su padres, de los que dijo que sin ser cofrades han pasado "años haciendo penitencia a mi lado para que yo fuera a la vera de mi Señor". En todo este ramillete de recuerdos, Estefanía Molina hizo un recorrido por la Semana Santa cordobesa, día a día, con el detalle de las impresiones que le causa todas y cada una de las hermandades que realizan estación de penitencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios