Empresarios desvian sus beneficios a la banca privada por la crisis inmobiliaria

  • Las entidades especializadas en grandes patrimonios están disparando su negocio en Córdoba con un crecimiento de hasta el 10% · Los clientes son ahora más conservadores a la hora de invertir

La construcción ha dejado de ser el sector estrella para invertir y conseguir grandes sumas de dinero en poco tiempo. La crisis inmobiliaria, además de influir negativamente en las cifras de paro y atravesar uno de sus peores momentos, está cambiando las formas de inversión de los empresarios, promotores o simplemente inversores que ahora han acudido a las divisiones de banca privada de las entidades financieras -especializadas en la gestión de grandes patrimonios- para ver dónde se pueden maximizar estas inversiones tanto en el mercado nacional como internacional. El auge de lo inmobiliario ya ha pasado y hay que buscar nuevas posibilidades para garantizar los beneficios.

Los directores de banca privada consultados por este periódico coinciden en que el número de clientes está aumentando de manera significativa en el último año. El director de Banca Privada Altae en Andalucía y Canarias -entidad perteneciente a Caja Madrid- Luis Marcos Sánchez-Ramade, aseguró que en Córdoba, "se ha producido en lo que va de año un incremento de volumen superior al 10%" y conformando un patrimonio de 825.000 euros en toda Andalucía occidental (Huelva, Sevilla y Córdoba). Evidentemente los mercados de renta variable, caracterizados por su alta volatilidad, y el hecho de que muchos clientes buscan en estos momentos inversiones refugio, provoca que las inversiones en la actualidad tengan un sesgo mucho más conservador que las de los años anteriores.

El hecho de que los clientes acudan a la banca privada en vez de a la banca generalista indica ya por parte de los clientes, según Sánchez-Ramade, "la búsqueda de un asesoramiento más especializado para sus inversiones y, por tanto, una confianza en sus gestores". Actualmente están surgiendo interesantes oportunidades de inversión de carácter conservador referenciadas a la evolución de inflación y tipos de interés bien a través de productos estructurados o fondos de inversión y emisores excelente calidad y que dan más confianza a los inversores.

El responsable de Cajamar Banca Privada, Ignacio Sanz, también coincide en que la tipología de clientes de banca privada en estos años, en un porcentaje muy alto, "proviene del sector inmobiliario y de él han sido fruto los mayores ingresos". Sanz reconoce que "ahora no parece tan atractivo y hay clientes que efectivamente prefieren invertir en activos financieros en lugar de inmobiliarios". El patrimonio medio que destina estos promotores en Cajamar es de unos 600.000 euros.

En definitiva, la actual situación económica, y la lógica incertidumbre que provoca, está produciendo un incremento del número de clientes que buscan en la banca una más eficaz y segura gestión de su patrimonio, huyendo de inversiones en otros mercados, como el inmobiliario, que está en plena crisis. El perfil de los inversores es bastante heterogéneo: empresarios, promotores o personas que por alguna operación han adquirido un elevado patrimonio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios